torero rácano

Hoy compartimos una nueva anécdota taurina en estas páginas y que hemos titulado el torero rácano. Una anécdota protagonizada por Corete y que deja a las claras como los matadores miraban por su dinero, algo que en lo que a los honorarios respecta ha cambiado, gracias a los convenios que regulan este particular.

Dice así esta anécdota:

<<Para torear «Corete» en una ocasión en la Plaza francesa de Vichy, tomó gente en Barcelona, a fin de evitarse mayores gastos; al regresar, él lo hizo por la frontera de Irún, mientras que los subalternos efectuaron el viaje, lo mismo que a la ida, por la de Port-Bou, y como al pagarles vieron que era muy poco el dinero que les daba para comer en el camino, el picador «Carlomagno», en nombre de todos, hubo de decirle:

– Manuel, seguramente se ha equivocao usté.
– ¿En qué?
– En el dinero para la comida, porque de aquí a Barcelona tarda el tren mucho tiempo.
– Y «Corete», sin inmutarse, dijo por toda solución
– ¡Pues decirle al maquinista que aligere!>>.

Fuente

La corrida de las sillas…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here
Este formulario recoge su nombre, email y consentimiento, para que podamos tener una trazabilidad de los comentarios que los lectores hacen en el sitio web. Para más información consulte nuestra política de privacidad, donde encontrará más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos sus datos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.