teatre

Con el Parlamento catalán cerrado a cal y canto, la nueva tribuna política del Presidente de la ‘Generalitat’ es un teatro; no un teatro cualquiera, es verdad, si no el ‘Teatre Nacional de Catalunya’. Llevar la política a los teatros tiene la ventaja de que la oposición no responde, ni entran, el público te aplaude a rabiar, son los tuyos, y puedes decir lo que te venga en gana, al fin y al cabo admite cualquier ‘representación’ y está para dar ‘espectáculo’.

La valoración de la prensa de este nuevo modelo de ‘debate de política general’ es que sin ‘renunciar a las peticiones independentistas, Torra no tensa más la cuerda’, pues vaya avance… Torra habla de un nuevo ‘Foro cívico social y constituyente’ y de una ‘marcha de ciudadanos’, vamos, lo normal en las democracias avanzadas… A la gente corriente, ¿no le suena muy venezolano esto?

No entiendo nada. ¿Seguimos con la idea comulgar con ruedas de molino dejando que el independentismo, si no llega al límite, haga lo que quiera? ¿Alguien me lo explica?

@jmfrancas                                                                                                              Canal de YouTube del autor

Fuera los símbolos de lo público