Te toman el pelo te saquean

Sociedad adormecida, cobarde y egoísta

Son muchas las veces que me pregunto sobre qué es lo que tiene que pasar en esta sociedad para que la gente tome la iniciativa y se revuelva. Vivimos en tiempos de auténtica tomadura de pelo en los que nos saquean, nos meten la mano en el bolsillo y todo el mundo asiente sin rechistar.

Somos como esos corderos que llevan el matadero y que salen del camión sin saber lo que les espera, con una gran diferencia, nosotros nos lo podemos imaginar. Asistimos a tiempos de desvergüenza absoluta en el que nos quitan más de la mitad de lo que ganamos con nuestro trabajo y encima creemos sus patrañas, las de que es por nuestro bien.

Los políticos derrochan eso que nos saquean, mantienen prebendas, amigos, intereses políticos, gente que viene a este país y que vive sin dar palo al agua y nosotros sin decir nada, sobre todo cuando hay fútbol. Unos porque no se enteran, otros por comodidad, los de más allá por cobardía y algunos otros porque no les afecta, ellos viven bien y no temen por lo suyo. ¿Y sus hijos? ¿Y sus nietos?

Si nuestros antepasados hubieran sido como nosotros no habría habido reconquistas, ni se habría llegado a América y hoy todos seríamos franceses en lugar de continuar siendo españoles.

Lo hacen sin ningún pudor

Y ante una sociedad como esta, el saqueo y las tomaduras de pelo se hacen a plena luz del día, sin ningún pudor y sin disimulo alguno. ¿Para qué? No tienen necesidad de hacerlo, como mucho alguien dirá el famoso “yo no puedo hacer nada” y punto.

Pero recordemos lo que ocurrió tras lo sucedido el pasado 1 de octubre. Esos tiempos en los que todos nos salimos a la calle con nuestras banderas, en los que todos los balcones tenían una bandera española. Nos llamaban fascistas, nos llamaban ultras pero solo había una realidad, nos tenían miedo.

Somos muchos más y viven de nosotros, viven gracias a nosotros y a lo nuestro. ¿Cómo es posible que podamos tener miedo por nuestras pensiones si hemos trabajado toda la vida para ello? ¿Cómo es posible que ellos vivan con unos sueldos astronómicos y que por cuatro días de trabajo tengan garantizada una pensión vitalicia? ¿Cómo es posible que permitamos que después de todo esto, además, haya algunos que nos insulten?

Mueve el culo del sillón. Deja el fútbol y mantente informado. Protesta, quéjate, denuncia. Hoy tenemos un arma a nuestro favor para dar difusión a todo, las redes sociales. No te quedes sentado lamentándote y dando golpes en la mesa. Somos la sociedad civil, somos más y dependen de nosotros. Que por lo menos no crean que les va a resultar tan fácil como les está resultando ahora.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL