tauromaquia

Esta izquierda que nos gobierna -bueno, más bien que nos desgobierna- no pierde oportunidad para imponer sus postulados, algo que ha vuelto a hacer el cogierno de PSOE e Izquierda Unida en Córdoba. Otro ataque a la tauromaquia. Otro ataque más a todo lo que no les gusta, a todo lo que les gustaría prohibir y eliminar de la sociedad, como bien hace la izquierda.

Durante estos meses se ha remodelado una importante avenida de la Ciudad de los Califas, concretamente la de Molinos Alta, que llega a la conocida como Acera de Guerrita y en cuya esquina se instaló, hace ya muchos años -en 1985- un pequeño monumento en recuerdo del torero cordobés Rafael Guerra Bejarano “Guerrita”. Dispuesto en un jardín en la confluencia de las calles Acera de Guerrita y Avenida de los Molinos, se trata de un relieve que muestra el busto del torero. Este aparece ligeramente girado, vestido con la chaquetilla del traje de luces, corbatín y la esclavina del capote de paseo sobre el hombro izquierdo según mira el espectador. Su rostro en cambio, se dirige completamente al frente y está tocado con la tradicional montera.

Pues bien, el monumento fue quitado de la zona consecuencia de la remodelación, pero tras finalizar la misma no se ha vuelto a colocar. Y pese a la insistencia de los vecinos de la zona el Ayuntamiento de Isabel Ambrosio hace oídos sordos y todavía no ha restituido la pieza escultórica. Y está claro porqué no lo vuelven a colocar, y me temo lo peor.

Me temo que no lo restituyen donde siempre ha estado porque se trata de una imagen de un torero, a un Califa del toreo cordobés. Si se tratara de una imagen del Che Guevara, La Pasionaria u otro comunista del estilo estaría ya de vuelta en su lugar y habrían realizado algún acto de homenaje.

Esta es Isabel Ambrosio, una alcaldesa radical, que solo basa sus políticas en el resentimiento, en el odio y en el ataque a todo aquello que no le gusta.