pedro sánchez

El mes pasado me preguntaba en un artículo en estas mismas páginas si ¿realmente Pedro Sánchez está bien de la cabeza? Ayer, en la entrevista que otorgó a La Sexta -¡cómo no!- obtuve la respuesta. Pedro Sánchez está endiosado, se cree por encima del bien y del mal y, además, está mal de la cabeza.

Anoche en la entrevista, el Presidente del Gobierno, entre otras muchas cosas, algunas ya comentadas en El Diestro, dijo que “Hablar sobre mi tesis es enturbiar la calidad de la democracia”, ¡y se quedó tan ancho! Pero claro, hablar de los demás y criticar con los mismos argumentos que le critican a él es ejercer la libertad de expresión y cumplir con el juego de la política, ¿no? porque ha eso se dedica el Presidente del Gobierno y demás miembros del Partido Socialista Obrero Español.

Este es Pedro Sánchez, un endiosado, encantado de haberse conocido, y que además está mal de la cabeza, pues para él que las Cortes Generales exijan explicaciones, que los medios de comunicación hablen y también exijan explicaciones, es enturbiar la democracia, dejando a las claras el concepto que tiene Pedro Sánchez de democracia. Y es que solo le faltó decir que la democracia es él.