móviles

Cuando el diablo no tiene qué hacer, con el rabo mata moscas. Bien es verdad que este axioma cuando se trata de tantas monsergas que  solo confunden cuando se usan a mí entender con finalidad  partidista y  de una  gran notoriedad que nos deja pasmados, a mí me deja pensando de ver  que los hombres estamos sometidos a juicio en cuanto hacemos un movimiento, sea el que sea,  a este conglomerado de feminismo les pueda parecer que aún estamos en la edad de piedra: por suerte todo ha cambiado ante  aquella discriminación. Feministas acusan ahora a Apple de fabricar móviles grandes por donde se les escapa de las manos a estas feministas: que iluso o ilusa  era quién  anunció: “El tamaño sí importa: SONRÍE. Cuanto más grande mejor”.

Feministas denuncian que el nuevo iPhone es “demasiado grande” para las manos de una mujer, señala la revista Clarin a los iPhone presentados por Apple en estas últimas semanas.   A una escritora del New York Times: criticando “Las mujeres con manos pequeñas como las mías, que necesitan el teléfono por razones de seguridad, están atrapadas con algo que no pueden sujetar y con el riesgo constante de que se les caiga“. Esta señora y la activista Caroline Criado en declaraciones al Daily Telegraph, dice estar “desconcertada porque Apple no diseña los móviles pensando en el cuerpo de las mujeres. “Deberíamos estar furiosas por esto, pagamos tanto dinero por ello como hombres por un producto que no funciona tan bien para nosotras”, sentenció. Pues sí, ¡hija mía! cómpratelo en Amazon que te saldrá más barato.

Resulta ahora que para estas feministas los nuevos iPhone son demasiados grandes y que se les escapan de la mano. ¡Vaya por Dios! Antes eran los piropos con lo que se atragantaban estas señoras, ahora resulta que este aparato es muy grande y se le resbala de las manos. Algo bulle en los pensamientos de estos grupos y encima al parecer acusan a Apple de no pensar en las mujeres, que por cierto habrá muchísimas que tengan las manos muy largas y fuertes para que no les resbale de sus dedos.   El hombre como la mujer, por reveses de la vida, las hay de muchas condiciones e incluso de ambientes distintos. Pero de ahí decir que esta marca de móviles sea grande para las féminas desemboca en una grotesca manifestación, absurda y de risa, como si no hubiera otra cosa más interesante que este trasto se les escapea de las manos.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL