padres coraje

Poco a poco nos vamos enterando de las maquiavélicas e inquisiciones que nos muestran a la gente honrada de esta España con una osadía miserable, empujándonos a despreciar lo que antes era bueno y ahora con comentarios disfrazados y falaces llenos de trampas nos dejan, al menos a mí silencioso y angustiado.

Los poderes públicos, esta potestad que veíamos antes y que teníamos, ahora la vemos que nos la han escamoteado. Repito, a la gente honrada que poco a poco nos la han asaltado miserablemente cuya imprudencia, día a día, nos vamos dando cuenta que aquí hay gato encerrado, estos están maniatados por el lacero de turno. De un tiempo a esta parte hemos visto a muchos Padres Coraje deambular por los juzgados buscando poder encontrar a los asesinos de sus hijos.

Los españoles tenemos los mejores cuerpos operativos que junto a las fuerzas de la GC y todo el organismo de la UCO, junto a los forenses que disponen estos cuerpos policiales los mejores de toda Europa—y parte del extranjero—como se suele decir cuando vemos algo sobrenatural en nuestro entorno.

Llevamos tiempo de asesinatos, los cuales se puede decir que las vacilaciones y dudas y cuando se trata de niños, siempre hay muchas más especulaciones que cuando los asesinados son personas mayores.

En primer lugar diré que el asesinato de Marta del Castillo aún quedan, creo que pocos flecos para llegar al final, siempre he dicho en este caso que hay momentos donde podría verse, a mi parecer solventado este crimen, sin embargo pudiera haber otras fases donde las supuesta dudas que, como son dudas, hay que ponerlas en cuarentena. A esto me pregunto: ¿más cuarentena?

Lo mismo le pasa al litigio que tiene Francisco Holgado, de su hijo Juan asesinado en una gasolinera de Jerez en donde trabajaba, asegurando hace unos días que no va a parar y seguirá peleando por resolver el asesinato de su hijo. Está dispuesto a recurrir al Tribunal Constitucional y al de Estrasburgo. El de Juan Holgado sería uno más de los casos de asesinato sin resolver si no fuera por la tenacidad de su padre, Francisco, que se ganó el apodo de Padre Coraje. Este hombre, el padre, llegó a filtrarse en los bajos fondos de la ciudad de Jerez para pretender descubrir a los asesinos de su hijo, o al menos descubrir algo de este crimen que lleva, hace ahora 23 años de las cuchilladas que recibió su hijo en la gasolinera donde falleció.

En el caso de Marta del Castillo, mientras el silencio no me demuestre lo contrario, aún quedan muchas madejas que desheredar, mientras tanto el Cuco hace alarde de modelo fotográfico y su amigo Samuel expone obras como escultor en el manejo de la piedra. En uno de los últimos juicios hubo incidentes, la presión del público era tan extensa que incluso llegó a haber problemas con el cordón policial cuando llegaron los acusados. En ocasiones se llegaron a formar avalanchas de público ya que hay había muchas plataformas y muchísimas personas reclamando justicia en este caso.

Según contaba en aquellos días la prensa, el 17 de octubre de 2011 Samuel Benítez hizo un corte de mangas al público a la salida de los juzgados, que llegó a contar la presencia de casi un centenar de periodistas, no sé si fue la poca vergüenza de este joven o el saber o adivinar lo que presagiaba este suceso que aún está en letargo esperando su veredicto.

No sé si volverá abrirse este caso, pero estoy seguro que como he dicho antes, hay gato encerrado, pero no, posiblemente haya más gatos encerrados en este caso donde estos jóvenes empezaron a jugar al ratón y al gato. Y creo que es hora de saber quiénes son los gatos y el ratón.