Dolores Delgado y Fernando Grande-Marlaska

La que nunca había mantenido contactos con Villarejo

Si bien es cierto que nadie aguantaría una conversación privada que hubiera sido grabada y que se hubiera hecho pública, lo de las grabaciones de las conversaciones entre la ministra de Justicia, Dolores Delgado, Baltasar Garzón y el comisario Villarejo, producen vergüenza ajena.

La publicación de esas grabaciones por parte de la web moncloa.com, dejan a la ministra Delgado en una posición más que delicada en el gobierno presidido por Pedro Sánchez. En este gobierno no se salva nadie, empezando por el presidente y acabando con el último ministro.

Uno de los extractos de esas conversaciones que más deberían avergonzar a Delgado se produce cuando hablan del juez, y actual ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska. Dolores Delgado se dirige a Baltasar Garzón y le pregunta: “¿Puedo contar lo de este?” Alo que Garzón contesta afirmativamente con lo que Delgado prosigue y le dice a Villarejo: “es maricón”.

Pero después, “la miembra” de este gobierno tan feminista continúa con frases que no dejan en muy buen lugar a esta gente que tanto presume de feminismo, de “día delorgullo gay” y de todas esas papanatas. Sobre las mujeres, Delgado afirma que a ella que le den “un tribunal de hombres”. Y en otro momento de la conversación suelta otra perla, que seguro será muy del gusto del dominante lobby LGTBI: “Ha venido un tío a la Audiencia monísimo, parece George Clooney, pero es una nenaza”.

Delgado queda en muy mal lugar

La posición de Delgado es en estos momentos muy delicada e inaguantable hasta para un gobierno presidido por un mentiroso compulsivo como Pedro Sánchez. Tras negar, en varias ocasiones, conocer y haberse reunido nunca con Villarejo, aparecen estas grabaciones. Pero el problema de esas grabaciones es que, además de dejar a la ministra como una mentirosa, demuestran que entre ellos existía una estrecha relación personal.

Pero no solo eso, la supuesta defensa de ciertos valores “progres” de este gobierno, feminismo y LGTBI, queda en entredicho con esas palabras de Delgado. Si defiendes esas posiciones lo normal es que también lo hagas en privado con la misma vehemencia que lo haces en público, ¿no? Esto demuestra algo de lo que muchos hemos estado siempre convencidos, todo eso es una pose.

Y por otro lado está su relación con Grande-Marlaska, ahora compañero de gobierno, ¿Cómo se lo tomará el ministro del Interior si la única conclusión y el único comentario que se le ocurre sobre él es que es “maricón”? La ministra ha quedado en una posición indefendible tras estas conversaciones y ya está tardando en dimitir.

Pero qué panda de hipócritas.

Enlace directo a moncloa.com: La ministra Dolores Delgado: “Marlaska es maricón”

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL