carrera extrema más dura de España
La carrera, organizada por el Club Deportivo La Legión, del Tercio Alejandro Farnesio 4º y del Grupo Reyes Católicos II de la Legión, batió récords en su edición de 2018 con 8.500 participantes, mil más que en 2017 (600 en marchadores y 400 en MTB).

Cada mes de mayo desde hace 21 años cientos de fanáticos del deporte y la historia se dan cita en la localidad de Ronda. Los 101 km de La Legión reúnen a más de 8.500 corredores para afrontar una prueba de resistencia y ultrafondo, enfrentándose a un recorrido lleno de subidas y bajadas con emocionante final entre aplausos y reconocimiento de los legionarios.

Una gesta para la historia

La Legión había sido creada apenas un año antes y luchaba junto a los Regulares para debilitar las zonas rebeldes. En la madrugada del 21 de julio de 1921, la columna del general Mazo recibió la orden del teniente coronel Millán Astray de partir de inmediato hacia Ain Yedida.

Millán Astray ordenó tocar el ‘generala’ y los legionarios de la I Bandera -mandada por el comandante Franco- y los de la 4ª compañía de la II Bandera partieron en una travesía que se prolongaría durante las siguientes 24 horas. Hasta las once horas de marcha no llegó el primer descanso. Los legionarios habían alcanzado un lugar llamado Ali Judi y, tras una pequeña marcha, reiniciaron el camino.

Según OneMagazine, el cansancio y la sed de la tropa era descomunal: “Andan como autómatas poniendo todo su pensamiento, su voluntad en caminar silenciosos, ahorrando palabras inútiles. El cansancio es terrible”.

Tras nueve horas más de marcha, los legionarios llegaron a su destino inicial: el Fondak de Ain Yedida. Los soldados se lanzaron a dormir al suelo, pero pronto llegaron nuevas órdenes que obligaban a partir hacia Tetuán. El destino final era Ceuta.

Finalmente la columna llegó a Tetuán la mañana del 22 de julio. Una hazaña de la I Bandera que cumplió el Credo Legionario: “Jamás un legionario dirá que está cansado hasta caer reventado. Será el cuerpo más veloz y resistente”; y el espíritu de disciplina: “Cumplirá su deber. Obedecerá hasta morir”.

Según los cálculos de la época, los legionarios habían marchado cargados de equipo, armas y municiones durante más de 100 kilómetros en una marcha que se prolongó durante 28 horas.

El plan era marchar a Melilla para lograr salvar la ciudad tras las pérdidas de Abarrán e Igueriben. La I y II Bandera se unieron a los Regulares de Ceuta para formar una columna mandada por el general Sanjurjo. El 24 de julio llegó a la ciudad el primer refuerzo perteneciente al  I Batallón del Regimiento de Infantería de la Princesa y, a lo largo de la mañana, los refuerzos procedentes de Ceuta.

Orígenes

La prueba de 101 kilómetros surge en el año 1995 como parte de los actos de conmemoración del 75º Aniversario de la Fundación de La Legión. El Coronel Jefe del Tercio Alejandro Farnesio 4 Tercio de La Legión, Enrique Gomáriz de Robles -posteriormente General Jefe de la Brigada de La Legión “Rey Alfonso XIII”- toma la decisión de organizar una actividad deportiva para acerca la unidad de élite y sus soldados a la población civil. El objetivo era poner en evidencia la entrega y camaradería entre civiles y militares.

“En el cuartel leímos que había una prueba de 100 kilómetros muy dura en Madrid. Fue entonces cuando propusimos al Coronel realizar una aquí con un kilómetro más de recorrido”, ha explicado Óscar Pajares, uno de los fundadores de la marcha.

El primer lema escogido fue “Los 101 km en 24 Horas”. En años posteriores se añadió “La Legión contra las Drogas” como parte de una campaña de prevención contra la drogodependencia. La primera edición se celebró en el mes de diciembre coincidiendo con la Inmaculada Concepción, Patrona del Arma de Infantería, con un recorrido de 101 kilómetros desde Ronda hasta Marbella.

A esa primera modalidad se le fueron añadiendo, en siguientes ediciones, más modalidades deportivas como Duatlón, Marcha por Equipos, a Caballo y Bicicleta de Montaña. Los niños también son protagonistas su propia prueba, “Los 101 km infantiles, donde los más pequeños realizan una carrera de 3 kilómetros por dentro de Ronda, disfrutando también del ambiente festivo.

En 1996, tras una primera prueba muy exitosa, la organización cambia sustancialmente el recorrido  -incluye pueblos de las provincias de Cádiz y Málaga (Arriate, Alcalá del Valle, Torrealháquime, Setenil, Benaoján y Montejaque)- con llegada y salida en la ciudad de Ronda. Además, debido al mal tiempo del mes de diciembre y a los numerosos ejercicios de maniobras de la unidad en los últimos meses del año, se modifica el mes de la misma pasando a organizarse en el mes de mayo, y más concretamente en el segundo fin de semana del mes de Mayo.

Edición récord

La carrera, organizada por el Club Deportivo La Legión, del Tercio Alejandro Farnesio 4º y del Grupo Reyes Católicos II de la Legión, batió récords en su edición de 2018 con 8.500 participantes, mil más que en 2017 (600 en marchadores y 400 en MTB).

Además del número de participantes, la prueba también aumentó su dureza. Los 101 kilómetros tuvieron 350 metros de desnivel acumulado para marchadores, y para ciclistas, 150 metros.

El ganador de la prueba masculina fue Joan Marc Falcó, que logró el mejor tiempo de la categoría por segundo año consecutivo. El segundo puesto fue para Antonio Cayetano, y el tercero, para Julio Rey. Respecto a las féminas, alcanzaron la meta las marchadoras Ana María Cervan, Patricia Scalise y Mónica Ferreira.

La carrera recorre los términos municipales de Ronda, Arriate, Alcalá del Valle, Setenil de las Bodegas, Montejaque y Benaojá. Más de 800 legionarios hacen posible la organización de la prueba.

Leer más