iva

Es conocido que, por fin y después de multitud de recriminaciones al gobierno, el famoso IVA de los espectáculos, más indispensables que los pañales según la realidad del Ministerio de Hacienda, ya ha bajado; el impuesto ha pasado del horripilante 21% al más potenciador de la cultura de la diversión del 10%. Primero fueron los espectáculos en directo y, casi un año después, el cine los que vieron su IVA decrecer, de manera que la reivindicación que hundía la vida de muchísimos actores y había supuesto una estocada casi definitiva al cine y al teatro, por fin se había conseguido.

Lo curioso, a la par que muy hispano, es que esta bajada del IVA, tan “imprescindible para hacer asequible la cultura al sufriente e inculturizado ciudadano” ha pasado casi desapercibida por el consumidor de este maná cultural: Lejos de repercutir la bajada del impuesto en su integridad en el precio de las entradas, las salas de cine lo han aprovechando para hacer caja.

La entrada costaba 8 euros, el IVA por lo tanto correspondía a 1,4; el nuevo IVA es de 0,66 y por tanto la entrada debería costar 7,3 euros… ¿Les cuesta esto? Según datos del INE, analizados por elconfidencial.com, correspondía bajar las entradas un 9% y solo se han rebajado un 1,8. Pobre cine necesario para nuestra vida, seguirá siendo un bien inasequible…

No entiendo nada. Baja el IVA y, de hecho, sube el coste de las entradas, ¿quién protesta airadamente ahora? ¿Alguien me lo explica?

@jmfrancas
Canal de Youtube del Autor