Nos hemos de remontar a un festejo celebrado en la plaza de toros de Valladolid el 20 de septiembre de 1902, una corrida lidiada por Mazzantini, Quinito y Antonio Fuentes y en la que el toro Temprano, de la ganadería del duque de Veragua fue el protagonista. Así lo cuenta el gran semanario taurino El Ruedo:
<<Apenas efectuado el paseo de las cuadrillas, y cuando aún estaba abierto el callejón del patio de caballos, salió Temprano del chiquero, cuya puerta había sacado de sus goznes al incrustar en ella sus afiladas defensas. Dicho toro atropelló a la gente que había en el callejón y la emprendió con las mulas del arrastre cuando éstas llegaban al patio de caballos, dos de las cuales fueron corneadas y una quedó moribunda.

El carpintero, Sebastián Pascual, que fué atropellado en el callejón, pasó a la enfermería gravemente herido, y el desbarajuste que se produjo fué horrible.

Salió el toro al redondel, después que se cansó de cornear a las mulillas, cuando aun estaban sin retirarse los picadores, y en la confusión que se produjo evitaron todo peligro los tres mencionados matadores, quienes encerraron a Temprano en un verdadero círculo de percal, del que no logró salir hasta que todo estuvo dispuesto para su lidia.

Aquel astado tan perturbador tomó seis varas, mató un caballo y murió manos de Mazzantini de una estocada muy buena, entrando desde lejos>>.

Si te gusta El Diestro y ¡Olé! puedes seguirnos en redes sociales, tanto en Facebook como en Twitter.