honores militares

Parece que el tema de la exhumación de Franco va a traer más cola de la que pareceía y que tampoco se podrá realizar con nocturnidad y a escondidas, pues la normativa aprobada por el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero obliga a rendir honores militares a los restos mortales de, entre otros, oficiales generales.

Así lo dispone el Real Decreto 684/2010, de 20 de mayo, por el que se aprueba el Reglamento de Honores Militares. Una norma que, además, se refiere a “los restos mortales”, a los que se les rendirán honores fúnebres militares -artículo 36-, y que prevé, en todo caso, la exhumación, pues en el artículo 37 apartado segundo indica que “cuando se realicen en la inhumacion, los honores se rendirán con un piquete”, por lo que los honores establecidos en el apartado primero de ese artículo 37 también lo serán para los demás casos, incluidos los de exhumación.

Como decía el gran Luis del Pino en uno de sus tweets esto es de sainete. Pues nos podemos ver ante honores militares del estado al dictador en el momento de la exhumación de sus restos mortales. Salvo que este Gobierno se atreva a modificar este Real Decreto, lo que imagino conllevaría el malestar de parte del ejército y más retraso en todo este proceso, que por otra parte también le vendría bien a Pedro Sánchez y compañía, pues podrían seguir desviando la atención de los temas importantes para seguir hablando del Valle de los Caídos.

Pero es curioso -el karma dirán algunos- que una norma aprobada por un gobierno socialista oblgue a rendir honores militares a los restos mortales del General Franco. Y es que, al fin y al cabo fue General y además, Jefe del Estado, aunque la historia lo quiera borrar.