El hijo de Kiko Matamoros
Diego y Kiko Matamoros

El polígrafo

El dinero lo puede todo y cada vez más, es evidente. Cada vez que veo los enfrentamientos televisivos entre Kiko y Diego Matamoros, me quedo completamente anonadado de que padre e hijo puedan hablarse así en público solo por recibir a cambio dinero.

Diego Matamoros se sentó en el día de ayer en el polígrafo de Sálvame y, como es habitual, dijo de su padre auténticas barbaridades y desveló en público asuntos tan graves y vergonzosos, que sorprenden, mucho más si es un hijo contando cosas de su padre.

La entrevista a Diego estaba resultando peliaguda, generando tensos intercambios de acusaciones entre la periodista, Belén Rodríguez amiga de Kiko Matamoros, y el hijo de este. Esos intercambios de acusaciones se volvieron tan tensos que finalmente Diego se defendió de uno de ellos acusando a su padre de algo tan grave como inesperado. Con un enfado difícil de disimular respondió a Belén Rodríguez: “Tú no sabes lo que hemos tenido que pasar con mi padre”. Y posteriormente vino la acusación más grave, Diego acusó a su padre de haber pateado a su madre mientras esta estaba embarazada de él.

El plató enmudeció. Todos se empezaron a mirar unos a otros y acto seguido y de manera inmediata, Jorge Javier Vázquez dio por concluida la entrevista a Diego Matamoros sin decir absolutamente nada al respecto.

¿Qué habría pasado si el acusado hubiera sido otro?

La forma de terminar esa entrevista genera muchas dudas. La primera es si realmente esa acusación es cierta. La segunda es si era un hecho desconocido para muchas de las personas que se encontraban realizando la entrevista. Por otra parte me pregunto que si el acusado de algo así hubiera sido otro, habrían terminado esa entrevista de la forma que lo hicieron o habrían aprovechado esa acusación para despellejarlo.

De cualquier forma, el que juega con fuego normalmente se quema. A lo largo de estos años el cruce de acusaciones en público entre Diego y su padre han sido muy graves, pero parece que el trasfondo tiene mucho que ver con lo revelado ayer por Diego Matamoros.

Por otro lado están los supuestos adalides del feminismo, Jorge Javier Vázquez y el programa Sálvame. Parece que cuando el acusado o el afectado es alguien de la casa, un colaborador, lo intentan silenciar. Todo esto, al final, es contraproducente para el propio afectado, se cierne una terrible duda sobre él que nadie pudo desmentir ayer noche. Terrible esa relación familiar.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL