caída

Los últimos datos del paro, la mayor subida en agosto desde 2011, y muchos de los llamados indicadores adelantados, sitúan a España en la senda de un freno en el crecimiento y un más que posible retroceso en lo económico. Preguntados algunos sabios, te dicen que la cuestión no es preocupante y que los llamados vientos de cola, precio mínimo del petróleo barra libre en el BCE y competidores turísticos inseguros, están cambiando a calma chica cuanto no a viento en contra de cara. Si estos vientos impulsaron, a pesar del gobierno, nuestro crecimiento, ahora e incluso sin mediar el gobierno van a ser un lastre.

A los vientos de cola, Rajoy puso el freno de sus casi nulas reformas de fondo, y a los vientos de cara, el gobierno Sánchez le pone su casi nula competencia. Lanzar globos sonda sobre subir impuestos a mansalva cambiando criterios e ir a bandazos visualizando la debilidad de un gobierno que depende de partidos como mínimo raros, no hace sino incrementar los efectos negativos del cambio de vientos.

No entiendo nada. ¿Por qué el gobierno no se calla y para quieto sin mover ficha para no estropear nada? ¿Alguien me lo explica?

@jmfrancas

Canal de Youtube del autor