aida

Si hace algunos días leíamos sobre la demanda conjunta interpuesta por un numeroso grupo de autónomos en Andalucía (Las ayudas envenenadas de la Junta) afectados por las subvenciones para el autoempleo, ahora son emprendedores tecnológicos los que denuncian el mal hacer de la administración en la concesión y justificación de los préstamos participativos otorgados a empresas tecnológicas dentro de los programas CAMPUS y ATLANTIS.

Estos préstamos participativos otorgados por concurrencia competitiva formaban parte del 70% de la inversión a realizar para la puesta a punto de los proyectos tecnológicos, Muchos emprendedores confiaron en la Junta de Andalucía, invirtieron su dinero en sus negocios y ahora se enfrentan a reclamaciones injustas, algunos incluso podrían perder sus propiedades tras descubrir que incluso varios años después de la justificación de los mismos la Agencia IDEA, de forma unilateral, había declarado los mismos como no justificados (al igual que ha sucedido con los Autónomos). Otros afectados no recibieron el préstamo concedido en su totalidad y tuvieron que hacer frente de forma unilateral a las inversiones del plan de negocio presentado y a la devolución del préstamo de manera anticipada con intereses de más del 20% en algunos casos.

“La plataforma de afectados AIDA (Ayudas Innovación y Desarrollo de Andalucía) nace con el objetivo de coordinar las acciones de Autónomos y Empresas contra la administración andaluza a raíz de los problemas ocasionados a estos tras la concesión de incentivos (subvenciones y préstamos).La plataforma tiene como objetivo orientar a los afectados durante el proceso de reclamación de la administración, así como coordinar acciones conjuntas tanto legales como de promoción”. Anuncian los portavoces de la misma.

Los afectados no son empresas del IBEX35, son Emprendedores y Autónomos con proyectos empresariales de alto impacto, muchos de ellos han tenido que cerrar tras las reclamaciones de devolución de la Junta de Andalucía. Desde la plataforma nos cuentan que la administración andaluza a través de organismos públicos como Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA), su entidad de capital riesgo INVERCARIA y la Consejería de Economía y de Empleo, han venido concediendo durante los últimos 10 años ayudas en formato de subvención para autónomos y préstamos participativos para empresas, algunas de ellas de base tecnológica dentro del programa CAMPUS Y ATLANTIS.

Tras los problemas judiciales de la administración con los numerosos casos de corrupción demostrados. La Junta de Andalucía define como estrategia, la reclamación de los fondos concedidos a Autónomos y Empresas por medio de la no justificación de los proyectos, alargando el proceso y poniendo todas las trabas posibles para dar los mismos por no justificados, y así no seguir aportando los siguientes tramos y reclamar la cantidad concedida con intereses de demora de más del 20%.

A su vez, esta deuda ha sido transferida a autónomos y empresas generando el embargo de los primeros y el cierre de muchas entidades con la consecuente destrucción de puestos de trabajo de calidad. No siendo esto suficiente, también está intentando transferir la deuda de las sociedades quebradas a los administradores de las mismas.

En la actualidad se están interponiendo demandas judiciales frente a la administración, habiéndose interpuesto ya varias individuales de empresas afectadas y una colectiva de decenas de autónomos afectados. Además se preparan sendas demandas conjuntas de agrupaciones de empresas y autónomos así como las reclamaciones individuales para evitar que los autónomos sean embargados y tengan que devolver los fondos con recargo, y las empresas puedan devolver los préstamos según el calendario marcado y sin los abusivos intereses de demora solicitados.

Otro de los objetivos de la plataforma es la de dar a conocer el mal hacer de la administración y su fomento de la destrucción de empresas de base tecnológica y autónomos con la consecuente destrucción de puestos de trabajo de calidad y la actividad emprendedora de estos que tanto beneficio puede ocasionar al tejido productivo de nuestra comunidad, para que los emprendedores y la ciudadanía estén informados de lo que está sucediendo.

Para unirse a la plataforma se puede utilizar el formulario que hay en twitter @AfectadosAIDA

Desde la plataforma argumentan que es una pena que en Andalucía los emprendedores en lugar de competir en el mercado internacional y centrarse en sus proyectos, muchas veces con menos recursos que empresas de otros países, además tengan que dedicarse a discutir con la administración con el consiguiente perjuicio económico, gasto de tiempo y energía, costes de abogados y pérdida de competitividad. En algunos casos, nos cuentan, el proceso de reclamación de la administración se ha alargado varios años.

En Mayo de 2011 aproximadamente el 99% de los diputados del Congreso votó a favor de la Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación, en cuyo preámbulo se puede leer: “El modelo productivo español se ha agotado, con lo que es necesario impulsar un cambio a través de la apuesta por la investigación y la innovación como medios para conseguir una economía basada en el conocimiento…”.

“En la plataforma estamos convencidos de la necesidad de generar emprendimientos de base tecnológica e incentivarlos y no destruirlos como está ocurriendo en Andalucía. Además creemos que los autónomos son el auténtico motor de la economía local y no vamos a permitir que la administración actúe contra ellos de manera injusta y abusiva como consecuencia a los errores cometidos por ellos mismos y a sus numerosos casos de corrupción”, argumentan los portavoces de la plataforma.

La creación de empresas de base tecnológica que exporten y creen riqueza en la zona, es necesaria para la competitividad de un país dentro del actual entorno globalizado si se quiere mantener la sociedad de bienestar. El fomento y apoyo a proyectos tecnológicos y de sectores estratégicos por parte de la administración es algo que se hace en todos los países, son empresas de riesgo pero con unos desarrollos con mucho potencial para solucionar problemas de la gente y crear empleo de calidad. “ Si la administración ha hecho las cosas mal y esto ha generado los numerosos casos de corrupción que todos conocemos deben de asumir su responsabilidad y no intentar transferirla a emprendedores o autónomos que bastante tienen con poner en marcha y desarrollar sus proyectos. Es necesario poner en conocimiento de la sociedad estos hechos para que no vuelvan a producirse, ya que el desarrollo económico de la comunidad es algo que nos incumbe a todos y que tiene un gran efecto en la mantención de la sociedad del bienestar que todos deseamos”, indican desde la Plataforma.