Los trata de “agresivos”, “violentos”, “intolerantes”

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, considera “fascistas” a todos los que están contra la independencia y en un artículo publicado en varios diarios pide a todos los partidos políticos que “condenen enérgicamente la violencia de estos grupos fascistas contra los independentistas y que se comprometan a combatir el fascismo sin matices”. Como en tantas otras cosas, contra el fascismo debemos ser un solo pueblo”, asegura.

Torra expone que “hemos visto estos últimos meses -y me atrevo a decir estas últimas semanas- un incremento notable de las agresiones, amenazas, intimidaciones y violencia fascista en nuestra casa”. “Unos grupos de individuos agresivos han querido atemorizar a los activistas por la libertad de los presos políticos y el retorno de los exiliados”, sentencia.

“En algunos casos -añade-, han llegado a agredir físicamente a personas que colgaban lazos o instalaban cruces amarillas en las calles y en las plazas del país”. Torra manifiesta que “esta violencia, como todas, debe terminar” y ha exigido “una condena firme, sin matices ni equilibrios, por parte de todos”. “No puede haber nadie que quiera ser considerado demócrata que se calle, matice o justifique nada ante estos brotes de fascismo en nuestros pueblos y ciudades”, subraya.

El presidente dice que “no debemos combatir siquiera una concepción antigua, monárquica y autoritaria de lo público, sino que tenemos que combatir la mentira, el engaño y, más peligroso que nada, la tergiversación de las palabras”. “Ya lo sabemos: el lenguaje es poder y quién lo controla o quién es capaz de manipularlo, tiene capacidad para cambiar la percepción de la realidad”, remarca.

Quim Torra expresa en este sentido que “la tarea profesional, eficiente y contundente de la policía y la justicia debe ir acompañada de una muralla democrática en el campo político y discursivo del país” e indica que “esto incluye los medios de comunicación , los creadores de opinión y todo el que tenga un papel en la arena pública “. “Hay que hacer un cordón sanitario frente a las actitudes fascistas que se han despertado últimamente”, concluye.

“Es evidente -asegura- que el Estado español no ha hecho neto de este magma fascista y que la transición no hizo un corte seco con el pasado” y apunta que “no lo podemos tolerar. No debemos dejar que se COVI el huevo de la serpiente “. “No hay que ser independentista para actuar con contundencia contra los violentos. Por el bien de todas las ideas y de todos los proyectos democráticos, no podemos dejar avanzar estas actitudes”.

Finalmente, Torra indica que “nadie, ni aquí ni en el mundo, no duda del carácter completamente pacífico del movimiento independentista que estos últimos años se ha expresado en la calle con una pulcritud y civismo ejemplar”. “No podemos aceptar discursos condescendientes, medias tintas ni justificaciones -aunque sean indirectos- de estos comportamientos violentos que hemos vivido en las calles de Catalunya”.

Leer más