perros

Hubo un tiempo  que nosotros los trabajadores, cualquier profesión que se precie, nos íbamos a Alemania  para trabajar  y buscarnos el chusco para nosotros y para la familia. Eran tiempos de la posguerra, el mundo entero nos echaron las espaldas. Por aquellos años el país germano demandaba todo tipo de trabajos. El país teutón se pobló de españolitos buscando otra vida mejor. Hace muy poco tiempo  esta nación demandaba perros y perras, no les importaba que estuviesen enfermos, viejos y tullidos o que estos podencos estuviesen condenados a muerte. Allí los acogían asociaciones dedicadas para salvar a estos perros y perras, nos les importaban que estuviesen llenos de  garrapatas  o cualquier tipo de parásitos que suelen tener estos canes.

Antes emigraban las personas a Alemania, después  fueron los perros y las  perras. Hace unos años había censados en Córdoba 209 mil y en la actualidad hay identificados 400 mil, claro entre perros y perras. Con esta cantidad se da la paradoja que existen 40 canes  por  cada gato. Todo esto cuantificado y “empadronado” Con todo este bagaje se puede decir que en Córdoba hay 86.500 entre perros y perras registrados  según el Centro de Control  Animal de Sadeco, con ello se pude decir que  con una población de 328.000 personas, resulta que hay un perro o una perra por cada cuatro habitantes, y si cada familia suele estar formada por cuatro miembros, tenemos un perro por familia.

Uno de los barrios más poblados de caninos en Córdoba, me atrevo decir que es todo el barrio la Viñuela-Rescatado. Lo digo  porque uno que suele andar por toda la ciudad, este barrio es  donde se puede ver más excrementos  que en el resto de la ciudad. La mirada al frente en esta parte de la ciudad no vale, hay que  estar mirando el suelo para no pisar las inmundicias  para no pisarlas, o mejor dicho tenemos que sortearlas, donde de vez en cuando en el último salto te encuentra una mierda de muy señor mío. En este barrio hay una plaza, muy coqueta donde uno no puede sentarse a nos ser que tengas un perro, ya que estos están sueltos a sus anchas, correteando y asustando a los niños  e incluso mayores.

No tengo nada contra los perros y las perras, si estoy en contra de ver tantas mugres por las calles, donde los “parientes “ de los perros hacen la vista gorda cuando echan las mierdas, no excrementos, puesto que las mierdas de los perros y de la perras son mierdas, así de gordas (¿) Yo invito a la autoridad competente— no para ver las mierdas, los animales son eso animales, pero más animales son los que se le supone tener conciencia de lo que  está bien y de lo que está mal—en esta materia  para que se den un garbeo por estas calles, se acordarán de los padres de los perros y de las perras, lo mismo que me acuerdo yo. Si los veterinarios fuesen más listos  podrían vender dos perros por el precio de uno. Aunque a decir verdad, hay quien va con tres.

A mi pescadera le huele el pescado

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here
Este formulario recoge su nombre, email y consentimiento, para que podamos tener una trazabilidad de los comentarios que los lectores hacen en el sitio web. Para más información consulte nuestra política de privacidad, donde encontrará más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos sus datos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.