martes y 13

Hay falta de libertad

Los que tenemos ya una cierta edad venimos observando que en los últimos tiempos se van perdiendo libertades en cuanto a la expresión a una velocidad cada vez mayor. Ni en tiempos de Franco había tanta censura como hay ahora. Y lo peor, a medida que la democracia se va haciendo más adulta en España las cosas van cada vez a mucho peor.

Hay ciertas expresiones que no se pueden usar por estar mal vistas. Cualquier cosa que se diga es susceptible de ser calificada de machista, fascista u homófoba, sin más, lo que evidencia un afán de censura carente de argumentos. Esas son palabras que pretenden el silencio, el escarnio público y el acoso de quien ose contar un chiste o una historia políticamente incorrecta.

Y para comprobar hechos tan evidentes como estos no hay más que tirar de videoteca o de hemeroteca. No hay más que escuchar chistes de antes, canciones de antes o ver películas de las de antes. Y no es que antes se hiciera con ánimo de molestar y a la gente no le importara, es que la gente no buscaba segundas intenciones o mala fe, como se hace ahora.

Pero el problema es que ahora todo eso parte de una corriente mayoritaria de la sociedad que cree estar en posesión de la verdad absoluta y la superioridad moral. Gente que, además, busca rodearse del mayor número de acólitos posibles cuando practica su censura. Y después no les digas nada a ellos cuando insultan al Rey, a España o ensalzan a terroristas o dictadores. Ellos son los buenos, ellos todo lo saben y ellos son los poseedores de la verdad absoluta.

El humor

En uno de los campos donde más se nota esa falta de libertades es en el humor. Antes se contaban chistes de maricas, de mujeres, de hombres, de gangosos, de negros, de blancos o de amarillos sin que pasara nada. No se buscaba el ataque a nadie, se usaban clichés evidentes para sacarles una nota de humor.

Nadie decía menudo machista este, menuda feminista aquella o menudo homófobo o racista el de más allá. Hay muchos ejemplos de ello, uno de ellos podría ser el caso de Martes y 13. No puedo ni imaginarme cómo pondrían a estos genios del humor si actuaciones como esta la hubieran hecho hoy en día.

Pepiño Blanco defiende los enchufes de Pedro Sánchez como solo él sabe, metiendo la pata