Pixabay

Que la Tierra es esférica (aunque no una esfera perfecta, ya lo sé), está fuera ya de toda discusión, ¿o no? Lo que ya era una sospecha para los filósofos griegos, se convirtió en algo “palpable” a la vista del estudio de las cartas de navegación de Magallanes, que circundó nuestro querido planeta. Y quedó fuera de toda duda cuando Copérnico y Galileo, nos lo confirmaron en los siglos XVI y XVII, respectivamente. Les salió muy caro el descubrimiento, sobre todo a Galileo, que fue quemado por ello en la hoguera. Quién iba a decirle al pobre científico, que siglos más tarde la idea de una Tierra plana volvería a tomar auge.

Los terraplanistas surgen actualmente por doquier, incluso se organizan en asociaciones. Se trata de personas que niegan la evidencia y se mueven en el oscurantismo. Bien, allá ellas. Existen “terraplanistas” en todos los ámbitos del conocimiento, incluso en los terrenos de la ciencia y la tecnología. Estos sujetos nadan entre las falacias, el conocimiento trasnochado y las fake news.

Los terraplanistas del SEO

En el ámbito de Internet y de todo lo que se mueve en torno a él, los avances se producen a tal velocidad que uno jamás “está en la onda”. Hasta los gurús más mediáticos ven superados sus dogmas en días, incluso en horas. Quien no esté continuamente en contacto con las noticias y los progresos de su campo profesional, y comparta conocimiento y divulgaciones con los que están en su misma situación, corre el riesgo de quedarse desfasado y, lo que es peor, confundir a quienes le escuchan.

Cualquiera que se dedique al mundo del copywriting, sabe que, mal que le pese reconocerlo, escribe SIEMPRE para GOOGLE. Google es el camino, el destino, pero también el origen de todo. Que nadie se engañe, no escribimos para gustar al lector, lo hacemos para conquistar a Google. Deseamos gustarle, que se fije en nosotros, que nos invite a salir… Queremos enamorar a esa plataforma gigantesca, en la que todos buscan por hacerse un hueco que les permita lograr fama y dinero. Google no es un buscador, es el fin de todas las cosas. Es el maná.

Cómo conquistar a Google. Qué cosas le gustan

Google es tonto, no nos engañemos. A Google hay que darle pistas, dárselo todo mascado, para que pueda digerirlo. Cuando publico algo, le tengo que avisar “eh, Google, que acabo de publicar esto, mira a ver si te gusta”. A Google hay que decirle qué has publicado, de qué va el texto, qué pretendes con él, a quién va dirigido.

Google no sabe leer, hay que ponerle -literalmente-, miguitas de pan (breadcrumb) en el camino, para que pueda seguirlo. Hay que poner anuncios de neón en el texto, para que las luces le permitan entender el mensaje con claridad. Esas pistas tienen que ver con la forma, sobre todo, pero también con el contenido.

La forma de mi texto es como el vestido que voy a ponerme para gustar a Mr. Goo. Le encantan los H1, los H2, los H3… Le pirran las keywords, y le fascinan los links. Sin todos esos ornamentos, ya puedo olvidarme de que se fije en mí. Cualquiera, con un texto peor que el mío, puede llevarse el gato al agua con 4 keywords bien puestas y un buen linkbuilding.

Pero eso no basta, a Goo le gustan también las negritas, los párrafos cortos, los textos bien colocaditos y ordenaditos. Y más keywords salteadas por el texto, pero sin abusar, o entrarás en las listas de web tramposas que utilizan malas artes para seducir, y que para Goo no son más que vulgares busconas.

Qué cosas no le gustan

Google no soporta no entender lo que lee, porque eso le hace parecer torpe. No entiende los textos que carecen de las pistas visuales y de contenidos del párrafo anterior. Y si no entiende lo que lee, es como si jamás se hubiera escrito, porque en esos casos, pasa de largo y mirando hacia otro lado, muy digno él.

“O escribes para mí, o no me importa lo que escribas”, parece decir en la distancia. Y si a Goo no le importas, ya puedes dedicarte a otra cosa. No te va a tomar en serio, no aparecerás en las SERPs (resultados de búsqueda), no te indexará, y tu URL deambulará eternamente por los espacios más recónditos del “internés”.

Sólo llegarán a tu web los íntimos, los que saben exactamente dónde buscarte, los que conocen número de tu calle y piso. Ellos llamarán a tu puerta, porque te quieren, pero eso no te hará famoso, reconocido, ni rico. Ese poder –lo sabes-, sólo lo tiene Mr. Google

Las fake news

En el mundo digital es más el conocimiento “erróneo” o falaz, que el verdadero conocimiento. Incluso cualquier información cierta pasa a ser errónea, como por arte de magia, en un segundo. Lo que ayer era indubitado, hoy puede ser la estupidez más rotunda. Es el caso del contenido duplicado y aquí vamos a detenernos con más empeño.

Circula la creencia de que Google te penaliza si detecta que publicas contenido duplicado. Vayamos por partes, y distingamos entre: contenido duplicado, contenido copiado o contenido plagiado. Los dos primeros son totalmente lícitos, permitidos y asumidos. En qué consiste cada uno:

Contenido duplicado

Se refiere sobre todo al contenido que vuelvo a publicar en mi propio canal, o también a bloques de contenido idénticos, en distintos canales. Es contenido duplicado un anuncio publicitario, una ficha de un producto (ecommerce), un listado cualquiera, o un post, por poner unos simples ejemplos. En definitiva, es cualquier contenido repetido en más de una URL, ya sea interna o externa.

Por los motivos que sean, puedo decidir publicar contenido duplicado en mi web, bien porque desee reeditarlo con una nueva fecha, o porque haya decidido revisarlo y actualizarlo sin que ello signifique un contenido nuevo. Quizás la revisión no suponga modificar más que un 10% del texto, y eso para Google es contenido duplicado. Evidentemente, existen procedimientos para decirle a Google a qué contenido duplicado quiero darle más relevancia, ante sus ojos, y para eso recurriré a una palabreja que me encanta, la “canonicalización”. Si el propio Google me da pistas sobre cómo indexar y tratar mi contenido duplicado, -mediante redirecciones 301, canonicalizaciones, etc.-, está claro que no lo penaliza.

Y abundando en el tema, ¿me va a castigar por hacer reediciones de mis textos? NO, ¡en absoluto! Si incluso existen aplicaciones que se encargan de hacerlo por ti, como un modo de mantener tu espacio activo y sacar de nuevo a la luz, tus evergreen escondidos 😉

Contenido copiado

Es el contenido que, no siendo original ni de mi autoría, reproduzco en mi web. Conforman contenido copiado las notas de prensa, los contenidos de agencia, las colaboraciones previamente publicadas en otro espacio, y las cesiones de contenido. Se puede obtener una cesión previa autorización del autor del post, o por medio de licencia de Copyleft o Creative Commons.

¿Me va a castigar Google por reproducir en mi web una nota de prensa, por publicar una noticia de una agencia, por la que he pagado dinero, por publicar un artículo de alguien que me permite hacerlo, con todas las garantías de cita y reconocimiento, con el preceptivo enlace? NO, ¡en absoluto! Si así fuera, ya podrían cerrar las agencias de noticias, y los grandes medios de comunicación que son sus clientes.

Contenido plagiado

Es el contenido que uno publica saltándose todas las prevenciones legales a la torera. Me gusta un artículo de otro, y copio-pego en mi web, haciéndolo pasar por mío, sin reconocer autoría, ni hacer mención al lugar que lo publicó originariamente. Incluso aunque hiciera esto último, es contenido plagiado si no tengo permiso explícito ni por licencia, para reproducirlo.

¿Me va a castigar Google por publicar contenido plagiado? SÍ, ¡por supuesto! Lo hará en cuanto tenga conocimiento de ello, debido al aviso del legítimo propietario del contenido. ¿Y cómo me va a castigar? Anulando el posicionamiento de mi artículo, si lo tuviera, incluso suspendiendo mi cuenta de Adsense. Y si publico de este modo fraudulento en Blogger, también puede Google llegar a cerrar mi cuenta de webmaster.

Y si se trata de que soy yo, como publisher, quien detecta que mi contenido ha sido objeto de plagio, la propia plataforma, indica cómo proceder: “Si consideras que otro sitio está duplicando tu contenido infringiendo de esta forma la ley de derechos de autor, puedes ponerte en contacto con el host del sitio para solicitar la eliminación del contenido.

Asimismo, puedes solicitar que Google elimine la página infractora de los resultados de búsqueda presentando una solicitud basada en la ley estadounidense de protección de los derechos de autor (Digital Millennium Copyright Act, DMCA)”

Consideraciones finales

Hemos mencionado antes que el objetivo es “conquistar” a Google, y lógicamente al gigante le gustan las cosas bonitas y también las originales. Esto significa que sacará a bailar en primer lugar al autor original del contenido más tarde copiado o duplicado. Por un simple tema de preeminencia. Quien publica antes, suele estar por delante en la fila de aspirantes en el baile de debutantes, y cuando Panda, -el algoritmo a quien Google manda a seleccionar las web más bellas- aparezca en el salón de baile, será la URL original la que se lleve “el panda al agua”.

A menos que seas propietario de un nicho bien posicionado y con mucha competencia, y que aspires a vivir de él, este asunto no debe preocuparte. Y menos si se trata de un canal de noticias, cuyas URL tienen una corta vida en las SERPs. ¿Quiere esto decir que nos pongamos todos ahora el SEO por montera y nos dediquemos a los nichos de contenidos? NO, ¡en absoluto!

El contenido original siempre va a dar valor a nuestra web; de hecho, será la base de nuestro prestigio, pero tampoco hay que darle al tema una relevancia que no tiene. Si el propio Google no lo hace, y aquí puedes ver el tratamiento que le da al tema, (contenido copiado, y duplicado) ¿porqué nos vamos a agobiar más de la cuenta? A fin de cuentas, si el contenido duplicado o contenido copiado enriquece nuestro medio, bienvenido sea. Y no seamos vanidosos, no por el hecho de ser original, va a ser mejor. Denme 1 texto copiado, de calidad, antes que cien pobres artículos originales.

Probablemente, tras leer este artículo, aún queden “terraplanistas” que duden de todo. Pues nada más fácil que acudir a los que más saben, para que nos saquen de dudas.

Matt Cutts, quien fue el director del departamento contra el spam en web de Google, reconoce que el tema no debería quitarnos el sueño, a menos que nos hayamos convertido en unos spammers sin cuartel.

En el siguiente vídeo, Cutts nos informa de cómo trata Google el contenido duplicado. Está en inglés, pero les muestro aquí el vídeo traducido, y publicado por el canal de Youtube decaraalSEO:

 


 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here
Este formulario recoge su nombre, email y consentimiento, para que podamos tener una trazabilidad de los comentarios que los lectores hacen en el sitio web. Para más información consulte nuestra política de privacidad, donde encontrará más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos sus datos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.