Según establece el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, por toricantano se entiende “torero que toma la alaternativa como matador de toros”. Pero, ¿cuál es su origen?, ¿de dónde proviene?, ¿lo utilizamos siempre de manera adecuada? A continuación te lo explicamos:
<<Según cuenta el conde de las Navas, en su notabilísima obra El espectáculo más nacional (página 137), apunta la costumbre que existía en remotos tiempos de festejar con corridas de toros la celebración por los sacerdotes de su primera misa, y que acaso por tan extraordinaria práctica se le ocurrió al gran dramaturgo don Pedro Calderón de la Barca, en su obra No hay burlas con el amor, llamar «toricantano» al que salía por primera vez a lidiar en Plaza, así como se llama «misacantano» al que también por vez primera celebra el santo sacrificio>>.

Así, la palabra se debe a un altísimo poeta y dramaturgo, y, a fin de cuentas, capellán, por lo que sabía de lo que hablaba. El término toricantano, por lo tanto, se deberá utilizará para referirse a aquellos que se ponen por primera vez delante de un toro, en su alternativa, convirtiéndose en matadores de toros.

Dos alternativas en la misma corrida…