Hoy, para empezar la semana, queremos compartir con todos los lectores y amigos de El Diestro y ¡Olé! esta simpática anécdota protagonizada por el diestro guipuzcoano Luis Mazzantini y que hemos titulado “El que paga, manda”. La anécdota dice así:
<<En cierta ocasión toreó Mazzantini (1856-1926) con “Lagartijo” en una capital de provincia, y fué el mismo don Luis quien, terminada la corrida, se dirigió a Telégrafos para dar cuenta del resultado de la fiesta a una peña madrileña de amigos suyos.

Y junto a su pupitre se hallaba un aficionado que habia presenciado la corrida, el cual, alargaindo el cuello, pudo leer que el diestro había escrito:

“Toros grandes y de poder. “Lagartijo”, regular. Yo, superior. Luis.”

-Un poco exagerado, don Luis— se atrevió a decir el indiscreto.

A lo que replicó Mazzantini:

-¿Va a pagar usted el telegrama? No, ¿verdad? Pues como lo pago yo, pongo lo que quiero>>.

 

Banderillas: así se hacen (Vídeo)