Hoy compartimos una simpática anécdota que hemos titulado el precio de las estocadas; una historia protagonizada por el diestro sevillano Antonio Carmona “Gordito” y Salvador Sánchez Povedano, el gran “Frascuelo”. Dice así la anécdota:

Sabido es que el famoso Antonio Carmoma, “Gordito” (1838-1920), fue un matador bastante deficiente y que con su toreo florido y sus pares de banderillas al quiebro consiguió mantener su prestigio.

En cierta corrida que alternaba con “Frascuelo” acertó a dar una estocada inmejorable a uno de sus enemigos, y Salvador hubo de decirle:

— Ya era hora de que dieras una estocada derecha. Das cada temporada dos o tres y, claro, las cobras a más de tres mil duros.

A lo que replicó el diestro sevillano tranquilamente:

— A ver si crees que voy a ser tan lila como tú, que las das cada tarde y te salen a tres pesetas.

Visto así está claro que muchos dudarán sobre el precio de las estocadas que les interesaría, aunque está claro que mejor que salgan a tres pesetas, sobre todo por la cantidad de corridas que toreaba el maestro “Frascuelo”.

Biografía de Frascuelo

Dos toros en la arena para Frascuelo