historia

La decisión del gobierno socialista de Sánchez de exhumar los restos mortales de Franco y de transformar en ‘otra cosa’ el Monumento del Valle de los Caídos pone en evidencia que los que perdieron la Guerra Civil tienen unas convicciones más firmes en su derrota que los que la ganaron en su victoria y quieren reinventar la historia.

Esto se viene observando desde la sacrosanta Transición, aunque en aquellos momentos las izquierdas se deshacían en cánticos y besuqueos propiciando la reconciliación, cuando esa Reconciliación ya la había instaurado Franco con anterioridad. Nunca aprendemos que el asesinato y la mentira están en el ADN de las izquierdas, y antes o después reaparecen.

Y si al PSOE y a IU les llegara la oportunidad, volverían a abrir checas en Madrid. Mientras tanto, elevarán loas a la venerada democracia. Y los de la acera de enfrente ¿qué hacen? Rajoy con mayoría absoluta en el 2011, no eliminar las leyes de Memoria histórica del inútil Zapatero.

Ahora desde la oposición y fuera del Congreso, los partidos de derechas ¿qué pueden hacer? Nada, o lloriquear o un pacto de sangre comprometiéndose públicamente en retornar los restos de Franco de donde las izquierdas lo hayan sacado y volver a darle al Monumento del Valle de los Caídos el perfil que hasta ahora ha tenido.

Esta amenaza les hará menos satisfactoria a la izquierda su actual aparente éxito.

Si te gusta El Diestro puedes apoyarnos siguiéndonos en redes sociales, tanto en Facebook como en Twitter.

40 años desde las primeras elecciones