gobierno

Han pasado pocos días desde que accedió a La Moncloa el perdedor de todas las elecciones y ya lo tengo suficientemente claro. Sus ministras (muchas) y sus ministros (pocos), capitaneados por un insolvente, han hecho ya tanto daño a nuestra querida España, que tiemblo ante la posibilidad de que se agote la legislatura. Como se esperaba, esta amalgama de apoyos de tantos partidos antiespañoles, no podían -de ninguna manera- tener diferentes resultados a los ya obtenidos.

El protagonista principal de todo este desaguisado creía que iba a poder “lidiar” con los separatistas y se les han subido a las barbas. También creyó que con el recibimiento a “bombo y platillo” de Acuarius se acabaría el problema de la inmigración; pero se ha acrecentado. Pensaba que las cosas se arreglarían subiendo más los impuestos y ya se “siente” como está el panorama en la banca y otros muchos sectores esperando lo peor. Con tan solo anunciar el “marlaskazo” ya se están cachondeando de nuestras fuerzas armadas.

Vean sino los acontecimientos de Ceuta con la entrada de más 600 hombres de color, fornidos y con aspecto de buena salud (a los que no les niego su derecho, dentro de un orden) que se han atrevido a enfrentarse a nuestra guardia civil, arrojándoles, además de excrementos, cal vida y ácido y empleando lanzallamas caseros y otros elementos cortantes y punzantes, con el resultado de una veintena de agentes heridos.

 

Lo peor de todo es que el gobierno no ha actuado como está obligado a hacerlo. Aplicando nuestra legislación como haría sin dudarlo, si los agresores fueran compatriotas nuestros. Pero, desgraciadamente, este es un gobierno con escasa dignidad y mucha demagogia barata. ¡¡Lo habíamos avisado!!

El fascismo amarillo

El FC Barcelona durante muchos años trató con afecto y cariño a Franco

1 Comentario

Comments are closed.