antena 3

Hay veces que las sustituciones, en  las televisiones las  miramos de soslayo, o como ahora se dice transversal, palabra que no me cuadra mirando la  instrumentalizaciónpor el consumo, en este caso la publicidad y la propaganda, doctores tiene la iglesia para que yo ahora me ponga en contra de lo políticamente correcto, otra  definición que me ahoga, ya que no deseo evitar palabras sin postergar  a nadie. Solamente me atengo a lo que veo y pienso que hay sustituciones que van más allá de las mismas, por contrario hay veces que tiene supremacía el marketing sobre el trabajo a realizar en estos cambios que tiene algunas televisiones, pero que en este caso y como veo solamente esta emisora, he visto que no la estaba viendo de soslayo. Hay una frase por ahí que dice: cambiar por cambiar, no.

Antena 3 me lleva unos días entreteniendo mucho más que en el resto de tiempos pasados, me explico: la palabra innovación está de moda, una prueba de ello la tenemos en la modernización del Ministerio de Cultura donde se le añadido a Cultura otra palabra: innovación. Y como hablamos de tele, el tiempo manda y también las palabras escritas deben tener sus espacios de tiempo, es por ello que esta empresa de Antena 3 ha reformado, y lo digo con una alegría sana, que aquí ha primado más la soltura fresca y dinámica  tanto en sus mensajes como en el paisaje, que al parecer se ve una brisa fresquita cuando uno abre la pantalla y empieza a hablar la señora del tiempo,   la suplente de este mes de agosto en el matinal. Dejando hablar a los contertulios con preguntas directas, y con una sonrisa tierna, sonrisa  que parecía que se había perdido en la tele: a veces cándida y otras con una claridad  absoluta de lo que está hablando.

Antena 3, hablando de suplencias, el hombre del tiempo en el primer telediario, por aquello de las vacaciones, se nos fue el correoso Brasero que llega siempre de prisa y se marcha corriendo, como si el  cuarto de baño estuviese lejos. En cambio ha llegado otra señora que si nos da la calor que hace ese día, yo  ese día lo siento fresquito, ese aíre o ese calor es noticia viva en el sentimiento que pone esta señora  en cuanto se pasea por el entarimado para señalizarnos los fríos, las colores, las lluvias o los granizos. Qué lástima que el mes de agosto le queda pocos días, en fin, ya que es la única televisión que veo y si están estas dos grandes señoras y excelentes presentadoras mucho mejor. Eso de segundas partes nunca fue bueno, es mentira.

Dos por uno: perros y perras, perras y perros