Activista, Feminista, acusado de violación
Tuit de Txema Royo (Twitter)

Vaya, ¿y ahora qué hacemos, Txema?

Su nombre es Chesús “Txema” Royo y ese personaje es alguien que pertenece a un partido de extrema izquierda independentista aragonés llamado Puyalón. Tal y como nos muestra en el tuit que encabeza esta publicación es uno de los del “yo sí te creo”, “justicia patriarcal” y “justicia fascista”. Este feminista de “todo a 100” se declara también defensor de los agresores de Alsasua y compara que se encierre a esa gente con la puesta en libertad de los miembros de “La Manada”.

Pero, ¡oh sorpresa!. El pasado fin de semana, tras asistir a un concierto ecologista llamado “Esfendemos la tierra” (Defendemos la tierra), Txema se alejó del mismo con una joven de 24 años. Según relató posteriormente la joven a la Policía, se la llevó a un callejón, se abalanzó sobre ella, la empujó contra la pared, la bajó los pantalones a la vez que la quitaba el sujetador y la manoseaba con fuerza los genitales.

Como consecuencia de esto, la joven fue posteriormente atendida en el Hospital Miguel Servet de Zaragoza donde, tras ser explorada, los médicos observaron la presencia de moratones en la parte superior de los muslos y erosiones en los labios menores, según explica Público. Los facultativos confirmaron dolor en la palpación del órgano genital.

El lunes fue detenido

En vista de las pruebas presentadas, el Juzgado número 11 de Zaragoza ordenó su ingreso el prisión. En su declaración, Txema Royo se declaró muy, pero que muy feminista añadiendo, además, que para él “no significa no”, pero posteriormente, el feminista, no supo explicar ni los motivos por los que había sido acusado de violación, ni las heridas y hematomas presentados por la joven.

¿Qué hacemos ahora nosotros, Txema? Esta justicia “fascista” y “heteropatriarcal” dice que todo el mundo es inocente mientras no se demuestre lo contrario. Pero según tu interpretación de la justicia, tú ahora serías culpable y merecerías pudrirte en la cárcel, solo por el hecho de haber sido acusado de violación por parte de una mujer.

Me imagino que si a Txema le queda alguna neurona sana, estará en la cárcel dándole vueltas y más vueltas a aquello del “karma”. Ese “karma” que le ha pegado un bofetón a mano bien abierta de los que hacen época. Venga Txema, ahora al rincón de pensar.