Carles Puigdemont ha pedido al gobierno que ponga en marcha la oficina y los recursos que le corresponden como presidente de la Generalitat, según informa RAC1. Tiene derecho a un despacho con personal, un coche oficial y a seguridad; no ha pedido cobrar la retribución de los ex presidentes.

El gobierno catalán está estudiando de qué manera se puede aplicar teniendo en cuenta la situación de Puigdemont: ahora está en Hamburgo y tiene planes de volver a Bélgica si la justicia alemana no lo extradita. El procedimiento se activó hoy hace diez días, el 22 de junio, cuando Carles Puigdemont presentó un escrito pidiendo acogerse a las prerrogativas que le concede la ley de los ex presidentes.

La norma fija que la Generalitat debe cubrir por cada ex president los gastos de oficina, con 3 trabajadores y, si es necesario, el alquiler de un despacho. También un coche de representación con chófer, y servicios de seguridad. El Parlament aprobó esta ley en 2003, expresamente por Jordi Pujol, que dejaba el cargo después de 23 años

Lo que no ha pedido Puigdemont es cobrar la retribución de los ex presidentes. Según la ley, puede recibir el 80% del sueldo que tenía cuando estaba en el cargo durante, al menos, 4 años. Y tiene derecho a una pensión de jubilación vitalicia del 60% del sueldo. En su caso, sin embargo, que es diputado en el Parlamento (como en el de Montilla, que es senador) no pueden cobrar estas retribuciones, porque son incompatibles, no se pueden tener dos sueldos públicos.

Leer más