Okupan la casa de una anciana de 98 años
Eulalia, la anciana que no puede volver a su casa (El Mundo)

Mientras estaba ingresada en el hospital

Eulalia es una anciana de 98 años residente en Navacerrada que tras estar unos días ingresada en un hospital, no ha podido volver a su casa. Un hombre, además conocido de la familia, entró en su casa, cambió la cerradura y desde entonces no abandona una casa que no le pertenece.

El hombre, ex-pareja de una nieta de Eulalia, ni abre la puerta de la casa, ni contesta a nadie. La Guardia Civil ha recomendado a la familia de Eulalia que utilicen la vía judicial para deshacerse de este hombre puesto que si intentaran entrar, los detenidos serían los legítimos propietarios de la vivienda.

Es decir, para que Eulalia recupere su casa tendrá que esperar a que la Justicia le autorice a hacerlo. Y todos sabemos el tiempo que esto lleva.

No es normal

No es normal lo que pasa en este país. Que te vayas de tu casa unos días, alguien la ocupe ilegalmente y no se pueda hacer nada contra ese “okupa”, teniendo que esperar a que la Justicia te de la razón ante un hecho tan fácilmente demostrable.

Hay que cambiar muchas cosas con respecto a las leyes de este país. Casos como el de Eulalia, se dan cada vez más a menudo y parece que el protegido es el que entra ilegalmente en la casa de alguien para hacerla suya.

Que el perjudicado tenga que esperar después a la lentitud con la que se mueve la Justicia en España, es otra injusticia más. Debería ser cuestión de días e incluso de horas poder deshacerse del “okupa”. Con las escrituras de una casa se demuestra de una manera muy sencilla la propiedad de la misma. Hay cosas que no entran en la cabeza.