TESLA, niños cueva de Tailandia
Elon Musk (Wikipedia)

Todo el mundo pendiente

Desde que se conoció la noticia de la pérdida de los 12 niños integrantes de un equipo de fútbol en una cueva de Tailandia, todos estamos pendientes del desarrollo de los acontecimientos y de nuevas noticias.

Ya han sido cuatro los niños rescatados y en las próximas horas se espera la intervención de los buzos para seguir intentando la salvación de los pequeños. La tarea es muy complicada, se tardan seis horas en hacer el recorrido de ida hasta donde están los niños y otras cinco horas en hacer el recorrido de vuelta. Es una misión muy complicada puesto que muchos de esos niños apenas saben ni siquiera nadar.

Entre las muchas ideas que han surgido para intentar salvar a los niños, ha aparecido una nueva de Elon Musk, cofundador y director general de Tesla Motors, entre otras empresas.

Musk plantea dos ideas

La primera de ellas es cavar un agujero, aprovechándose de los conocimientos de su equipo, para sacar por allí a los niños. La compañía Boring es un emprendimiento de Musk que busca construir túneles bajo las ciudades para aligerar el tráfico urbano. Para ello cuenta con radares especializados que analizan las estructuras a perforar, permiten evaluar el peligro de derrumbes y la posibilidad de seísmos que afecten toda la estructura.

Hay varios problemas con esta opción. El primero es que no es lo mismo cavar hacia abajo que en dirección horizontal, deberían comenzar en ángulo y así podrían llegar, desde más lejos, pero con mayor seguridad. El segundo inconveniente es que este tipo de tuneladoras avanza muy despacio. En su página web habla de una velocidad 14 veces inferior a la de un caracol. Y en esta operación el tiempo es fundamental. A todo esto se une el riesgo de derrumbe al realizar un agujero.

La segunda opción parece más descabellada pero es, ahora mismo una posibilidad. Musk se unió al ingeniero tailandés James Yenbamroong, director de la startup espacial tailandesa mu Space. La idea de ambos es utilizar un tubo de nylon hinchable y reforzado cada 50 centímetros. Algo similar a los que alimentan los castillos hinchables. La idea es que esta «ruta seca» evite la necesidad de que los niños deban atravesar zonas anegadas y aprender a bucear.

Llegar desde donde están los niños hasta la entrada de la cueva, nadando, puede tomar varias horas, pero con los túneles de nylon el recorrido se podría hacer mucho más rápido: «si el tubo tiene un diámetro de 1,5 metros –explicaba Musk en un Tweet–, podrían caminar rápido y hacer los 5 kilómetros en 40 minutos, más o menos».

La opción tiene varios inconvenientes. La superficie sobre la que se apoyarán los tubos no es lisa y las aristas podrían dañarla. Musk sostiene que para evitar las pérdidas de aire se precisa poca energía. El otro inconveniente es que los tramos no son todos uniformes. «Hay secciones que apenas tienen 70 centímetros de diámetro –añade Yenbamroong– y tiene una longitud de 15 metros. Se trata de una sección crítica».

Especulaciones

De todas formas todo son especulaciones ante un salvamento muy complicado e insólito. Surgen las ideas pero también surgen, por contra, los inconvenientes ante cualquiera de las propuestas que se puedan hacer. Todo con la intención de sacar a todos los niños sanos y salvos de esa cueva.

Esperemos que las cosas salgan bien, a pesar de que este salvamento ya ha costado la vida de uno de los buzos el pasado fin de semana.

Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.