inmigración

Tengo claro uno de los grandes problemas de Europa es la inmigración; pienso que no es el más importante, porque no es el problema de fondo. La cuestión de fondo es,  ¿qué Europa queremos los europeos? Y la realidad es que queremos una Europa sin alma. No voy a pontificar como resolver la cuestión que se plantea entre la justicia con los europeos y la solidaridad con los que vienen a pedir socorro, solo apuntaré ideas que me parece bien básicas.

Hoy en España tenemos un 10% de población extranjera y un déficit demográfico anual de más de 30.000 ciudadanos, la inmigración en España es más que necesaria.

En Europa no cabe África, las entradas masivas y descontroladas no mejorarían la situación de los que entran, sino que matarían a la gallina de los huevos de oro.

Si se necesita inmigración, lo que hay que hacer es lo que se ha hecho siempre: controlarla. Individualizar al inmigrante y evidentemente al que lo es y se le acepta como tal, es legal y viene con todos sus derechos y deberes, ni más ni menos que los de los ‘locales’.

Después de Schengen, las fronteras reales de Europa son todos los aeropuertos, los puertos y las costas. Una vez un inmigrante entra en un país, entra en todos; el problema es pues de toda la UE y debe tomar decisiones como tal.

La palabra frontera indica la línea divisoria entre dos países y solo tiene sentido si es eficaz. Si tenemos fronteras deben respetarse sin excepción, sino son un paripé.

África es rica de por sí, hay que conseguir el desarrollo de los africanos en sus propios países, no con cooperación que lo único que hace es que se forren sus mandatarios, sino ayudando a las empresas europeas que desarrollen esos países in situ.

Con estos mimbres, y alguno que se me escapa, los políticos deben elaborar el cesto de la política migratoria de la UE ¡ya!

No entiendo nada. No ven que no resolver la inmigración ilegal es condenar a los propios y a los ajenos a la miseria. ¿Alguien me lo explica?

@jmfrancas

Canal de YouTube del autor

Taxis frente a la era digital

Enlaces patrocinados:
Artículo anteriorNuevo “chico nuevo”
Artículo siguiente¿Manzana podrida o punta del iceberg?
Josep Maria Francàs Porti
Biólogo. Ex profesor (Enseñanza media y superior), ex editor (Editorial de Ciencias y Letras), ex político (Municipio y CCAA). Periodista y, sobre todo, verso suelto e inclasificable. No entiendo nada. ¿Alguien me lo explica?