gobierno
Es una grave sinvergonzaría las palabras y actuaciones, en menos de cien días, de nuestro Gobierno Nacional del PSOE con la justicia española en relación a las objeciones dictadas por la justicia alemana de no entregar al ex presidente y extorsionador de la generalidad catalana Puigdemont por rebelión, y sí por malversación. Y que el gobierno nacional dicta que hay que respetar la justicia alemana, cuándo la justicia alemana no respeta la justicia española, con hechos probados y documentados de la rebelión de ignorante y huido antiespañol Puigdemont y sus secuaces.
La respuesta de la justicia superior o Tribunal Superior asigna dicha decisión de la justicia alemana de dos graves calificaciones: “dentella la capacidad jurisdiccional española” y “limita de forma intolerable nuestra soberanía nacional”. Que es precisamente lo mismo que está haciendo el Gobierno Nacional de España. Y el magistrado Llarena dice que las objeciones formales de las justicias alemana, belga y suiza son “inasumibles”.
¿Cuándo van estos del PSOE a respetar los tres poderes públicos de la democracia: legislativo -sin decretazos y nombramientos a dedo, su política real está en las fotos y en la publicidad, y ahora otro decretazo para sacar a un muerto de su tumba, ¡que macabros! -, judicial – sin respaldo y sin apoyo a la justicia española-, y ejecutivo?. Ellos unifican los tres poderes en uno, que recuerdan y hacen igual a la dictadura franquista, que critican.
Además están a favor de la justicia alemana y del supremacismo catalán y en contra de la justicia española y la democracia española. Son unos políticos sin peso en España, están hechos para mirarse el ombligo. Son unos parias. Queremos elecciones democráticas en España, ¡ya!, y no un gobierno nacional antiespañol, que quita la Bandera de España de la Monclos cuando recibir al separatista antiespañol y xenofobia catalán. Que vergüenza de Presidente que le da vergüenza la bandera española en la residencia del gobierno español. Es un intruso de la Moncloa con el 29% de los diputados en el Congreso español.

El porqué de ir contra los valores cristianos