El golpe de estado que está preparando Pedro Sánchez
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias

La entrada en el gobierno

La entrada en el gobierno de los dos últimos presidentes socialistas que hemos sufrido, Zapatero y Pedro Sánchez, no ha sido la normal en ninguno de los dos casos. En el caso de Zapatero fue después de los atentados del 11-M, unos atentados que supusieron el cambio en la intención de voto de muchos españoles.

Por otro lado, y en el caso de Pedro Sánchez, su asalto al poder ha venido de la mano de separatistas, proetarras y los comunistas de Podemos. Es presidente, además, con un gran lastre a sus espaldas, el de haber conseguido llevar al PSOE siempre a peores resultados que los anteriores en todas sus citas electorales. Es decir, tiene escaso apoyo incluso en el votante socialista.

Es decir, tanto Sánchez como sus socios saben que lo conseguido ahora se debe a que no ha habido elecciones de por medio, con unas elecciones no lo habrían conseguido nunca estar donde están. De ahí las primeras y urgentes medidas que está tomando Sánchez, hacer todo lo posible por cambiar las mentes e intentar el adoctrinamiento.

Las “urgentes” medidas de Sánchez y sus secuaces

Si nos fijamos, todas las medidas que está tomando Pedro Sánchez en estas primeras semanas de desgobierno no son para solucionar problemas prácticos de los que sufrimos en España. Son de comunicación, de religión, de ideologías, de educación, de manipulación y de pagos de favores prestados. Es decir, son medias pensadas para cubrir un beneficio personal y partidista.

Acercamiento de los políticos golpistas catalanes a Cataluña. Asalto a TVE. Planteamiento de un acercamiento de los presos etarras a Vascongadas. Reuniones secretas con PNV y Podemos.Tender la mano al golpista Torra. Y ahora quiere atacar el código penal para perseguir al hombre. Modificar el texto de la Constitución con lenguaje “inclusivo”. Endurecer la Ley de Memoria Histórica para acabar con cualquier resquicio de la época de Franco, incluso con asociaciones. La propia ministra de Justicia ha llegado a decir que quieren “modificar las mentes”.

Un golpe de estado en toda regla, a lo que tanto nos tiene acostumbrado el PSOE a lo largo de su historia. Un intento de manipulación como nunca se ha visto para intentar perpetuarse en el poder. Tienen dos años para conseguirlo, les sobra tiempo. La mayoría de los medios de comunicación están de su lado y harán lo que haga falta por una buena porción del suculento pastel que es la publicidad institucional.

La única solución la tenemos nosotros, la sociedad civil. Y la tenemos no siendo tan permisivos con ellos y dejándonos de comportar como ovejas de un rebaño. La solución la tenemos en las calles, en las redes sociales, en medios como este desde el que no estamos dispuestos a callarnos y a caer en la manipulación gubernamental. La solución la tenemos gritando todos juntos que queremos unas elecciones ya.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL