coacciones

Hay que ver lo que da de sí ser un ingenuo e infeliz en cuanto a desaciertos, y eso que lleva más o menos  un mes dejándonos lanzaderas desde el trono de la Moncloa, auspiciado por unos “desalmados”, pregonaré menguados súbditos y cortos de miras por las medidas tramposas que día a día nos da este ingenioso maestro de faenas raras, donde estas medidas me parecen que son ideológicas, de un nivel imaginativo, donde raya con una ramplonería  y de falsas  coartadas que nos pueden llevar a un encierro hasta con cabestros. Una de las medidas me viene pensando con el caldo de cultivo de la Manadacuya diatriba me viene para empezar con una de las medidas anunciadas cuya originalidad es: “exigir consentimiento expreso en las relaciones íntimas”.

Es verdad, como no tenemos otras cosas más importantes, se meten con una de las manifestaciones más antiguas que tuvieron una pareja para la procreación humana. Una de las recreaciones más hermosísimas y lindas  entre dos seres amorosos coitando. Esta medida trae consigo que se nos suelte la risa y nos llegue hasta el mohino (del diccionario andaluz) como diría mi tía Encarna que era muy prolija en vocablos y acepciones que se dicen aún en muchos pueblos andaluces.

El enamoramiento ha quedado desfasado y rancio, estamos en tiempo del VAR, lo miraremos como si fuese un deporte, hay que mirar si entró la pelota y pasó la raya dela portería para saber si fue gol o no. Los caprichitos que nos daba la vida, ahora nos puede dejar en la cuneta y desnudos de todo tipo de pensamientos. Como estoy viendo que esto será un cachondeo, así me lo tomo y así lo expongo mediante el pergamino oportuno para certificar dicho acto de acuerdo entre dos personas antes de coitar.  Y si estamos en la playa y —digo por casualidad— el impreso lo hemos dejado en  casa, o en el apartamento ¿Qué hacemos?  Pues vamos al estanco más próximo a comprarlo, y si después por la caminata y el calor cualquiera de los dos partenaires se les aflojan los maléolos  ¿qué hacemos? ¿Podremos devolverlo? Yo por si acaso voy a patentar este certificado truene  por lo que truene. Y si por contrario, todo nos sale bien y hemos comprado el certificado para coitar, y  nos está  esperando metida la parte contraria en las alegres y revoltosas aguas del mar ¿y llegamos a un acuerdo de firma y no tenemos el bolígrafo’ para la firma ¿qué hacemos?

No deseo seguir con esta burla que nos brinda nuestro poder legislativo con tantas coacciones a las congenias relaciones íntimas. Como yo también tengo una poquita de guasa, me despido de mi compañera artificial de la playa con esta frase diciéndole: “si supieras cuanto te pienso: ¿me denunciarais por acoso mental”. Yo creía que la gente que se dedica a la  política eragente seria, sensata, he visto que no, son como las demás personas, pero estas irrazonables y absurdas medidas solo son extravagancias para lo que nos queda por conocer.

Carta a dos enigmas y una tomadura de pelo

Si te gusta El Diestro puedes…

Unirte a nuestro grupo de Facebook

Unirte a nuestra página de Facebook

Seguirnos en Twitter

También te puede interesar…

Buscar empleo en Curralia

Conocer todas las curiosidades del mundo de los toros

Leer sobre temas paranormales, OVNIS y misterios

Temas Curiosos

Cómo, qué, por qué, para qué…

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL