Pexels

Durante meses el público se preocupó de la data que recolectan las empresas que ofrecen servicios gratuitos en internet como Facebook y Twitter. Sin embargo, una nueva investigación del The New York Times, encontró que los televisores inteligentes también están obteniendo información sobre los usuarios.

Según el diario estadounidense, distintas compañías han implementado herramientas que les permiten conocer los contenidos que los usuarios prefieren ver en televisores conectados a Internet. Estos datos luego son usados para enviar publicidad personalizada a otros dispositivos, como teléfonos y tabletas. El problema ético y moral, es que la mayoría de esta información se obtiene sin que el usuario lo sepa.

Las empresas están recolectando nuestra información de manera silenciosa mientras vemos nuestras series favoritas/Game of Thrones / Flickr

Samba TV es la empresa más mencionada en la investigación, está compañía estudia los gustos televisivos de sus usuarios para poder recomendarles los shows ideales, adaptados a sus preferencias. Pero, según el NYT, la firma ha recolectado la información de 13.5 millones de usuarios de Smart TVs en los EEUU.

La compañía en cuestión firmó acuerdos con gigantes de la fabricación de televisores como Sony, Sharp, TCL y Philips para colocar su software dentro de algunos de sus equipos. Una vez que los aparatos son configurados para su primer uso, una advertencia le comunica al usuario sobre la presencia de Samba TV en sus aparatos.

Una vez más, el usuario aceptó las condiciones

La excusa del software es que puede ayudar al televidente a decidir qué ver de forma mucho más sencilla, especialmente teniendo en cuenta que en la actualidad existe una infinidad de contenidos disponibles. Sin embargo para los expertos esta advertencia es insuficiente porque no especifica la verdadera naturaleza de la recolección de datos. Si se tiene en cuenta que alrededor del 90% de los consultados accede a utilizar el software, la envergadura de la problemática toma mayor importancia.

Según el medio norteamericano, Samba TV no solo puede registrar todo lo que el usuario ve en su pantalla, sino que también rastrea videojuegos, gustos personales, horarios y hasta preferencias políticas a la hora de ver los debates presidenciales. Todo esto sin que el usuario lo sepa.

Por su parte, la compañía se ha defendido diciendo que ellos no venden la información de los usuarios a los anunciantes, sino que estos le pagan a la compañía para que dirija los comerciales de productos vistos durante tandas publicitarias, a otros dispositivos dentro del hogar. “Cada versión ha identificado que utilizamos la tecnología para reconocer qué es lo que se muestra en pantalla y crear beneficio tanto para el consumidor como para nuestra empresa, sus socios y anunciantes”, explicó al NYT Bill Badi, un vocero de la compañía.

Aunque perfectamente legal, esta nueva revelación revive el debate sobre la privacidad en los tiempos de la big data. En el caso de Facebook y Twitter, la recolección de información podía hasta entenderse porque son plataformas gratuitas, pero no ocurre lo mismo con unos televisores cuyo precio suele ser alto y cuya supervivencia no depende de la información privada de los usuarios.

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.