Santos Blanco, componente Locomía murió en un albergue
El grupo "Locomía". Santos Blanco es el primero por la derecha de la imagen

Con solo 46 años de edad

Hace poco nos enterábamos de la noticia del fallecimiento de Santos Blanco, uno de los componentes del grupo “Locomía”. Desde 1993, año en el que se separó el grupo, nada se sabía de la vida del rubio componente de una banda que obtuvo grandes éxitos.

Ahora, tras su fallecimiento, todos nos enteramos de que murió en un albergue de Gijón. Santos no estaba empadronado en aquella ciudad pero estaba allí. Dedicaba el día completo a buscar trabajo pero no lo conseguía. Llegó al albergue Covadonga de Gijón para una semana y trató de prolongar su estancia allí sin éxito.

Aquella mañana su compañero de habitación fue al baño y pensó que Santos estaba dormido, ya no despertó nunca, estaba muerto. Hasta ese día nadie se había vuelto a acordar de él. Ni siquiera todas las personas que pasaban por aquel albergue sabían que había pertenecido a un grupo musical muy famoso en los ochenta.

¿Cuántos españoles hay olvidados, desamparados y sin trabajo?

Y la muerte de Santos coincide en la misma semana en la que un hombre se tiró al vació desde un décimo piso en Cornellá cuando le iban a desahuciar. Debía siete meses de alquiler en el piso en el que vivía propiedad de un banco.

Después llega el fin de semana y llega el barco Aquarius con los 600 inmigrantes extranjeros a bordo. Prensa, políticos, redes sociales, todos dándose golpes de pecho y diciendo lo solidarios que somos los españoles desde que llegó Pedro Sánchez al gobierno, pero solo con los de fuera, no con los nuestros.

Captura de pantalla del diario actualidadvaldepenas.com

Para acoger a esos refugiados se ha llegado incluso a echar a gente de sus residencias de estudiantes buscando un sitio para esas personas que vienen de fuera. ¿Y los españoles? ¿Y los miles de refugiados españoles abandonados a su suerte en su propio país? ¿Quién se ocupa de ellos? ¿Acaso lo hace el gobierno? ¿Acaso lo hacen desde Podemos? ¿Acaso lo hace el actor Pepe Viyuela, quien dice ahora que ya se siente orgulloso de España por haber traído al “Aquarius” a nuestras costas?

Pepe Viyuela en una entrevista en elespanol.com

Lo peor es que a quien lo hace, a quien ayuda a los españoles antes que a los de fuera se le tacha de nazi y de fascista. A las poquísimas asociaciones que intentan ayudar a su propia gente después de tantos años de crisis se le insulta y se le persigue.

¿Y eso es solidaridad? No me hagan reír.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL