Elisa Beni, Cristina Seguí
Cristina Seguí y Elisa Beni en Espejo Público

Las dos estaban en el programa “Espejo Público”

Se estaba desarrollando un debate sobre “La Manada” la pasada semana en “Espejo Público”. En ese debate participaban la “periodista”, Elisa Beni y la ex-miembro de VOX, Cristina Seguí. En un momento del tenso debate, Elisa Beni, tan feminista y respetuosa con las mujeres ella, hizo un comentario bastante despectivo a Cristina Seguí.

Beni, mujer bastante limitada siempre de argumentos, no sabía cómo contestar ante una explicación de Cristina Seguí. Como no encontraba la respuesta optó por decirle que se “había perdido el programa porque estaba en maquillaje”.


¿Qué habría pasado si Seguí le hace ese comentario a Beni? O mucho peor, ¿qué habría pasado si ese comentario se lo hubiera hecho un hombre a Elisa Beni?

Es muy curioso lo de Elisa Beni, esta mujer no se hizo famosa hasta que su ex-marido, el juez Bermudez, se ocupó del juicio por los atentados del 11-M. Y se hizo famosa porque, siendo todavía mujer del juez, publicó un libro sobre el periodo en el que Bermudez juzgó ese asunto titulado “La soledad del juzgador. Gómez Bermúdez y el 11-M”. Es decir, Beni se hizo famosa por su marido, qué mayor desgracia para una feminista.

Pero ahora Beni, tras su divorcio, se ha convertido en la reina de todos los “saraos” de los medios de comunicación “progres”. Y se ha convertido en la más femisnita de todas, en la más de izquierdas de todas y en la más “anti-sociedad patriarcal” de todas. ¿Cómo se habría tomado ese comentario si se lo dice Seguí a ella? ¿Cómo se lo habría tomado si se lo dice un hombre?

Habría puesto el grito en el cielo y el programa habría tratado única y exclusivamente sobre el machismo con el que se habían dirigido a ella. Pero no, el comentario lo ha hecho ella y ella ha sido la primera en intentar que se dejara de hablar de un comentario muy despectivo aunque, a mi modo de ver, no machista. Simplemente, Beni tiene unos celos y una envidia de Seguí que no la puede ni ver. Sin más.

Existe un claro desprecio desde el “progerío” feminista de izquierdas hacia la mujer, si esta es de derechas. Un desprecio por el que consideran que ellas pueden faltar al respeto a esa mujer, no de izquierdas, de una forma que no permitirían que se hiciera con ellas. Se pondrían histéricas. Parece ser que la mujer a defender por ese feminismo tan “selectivo”, es solo la mujer que sea de izquierdas.

Beni es una de las últimas en haberlo demostrado. Pero seguro que no la última, al tiempo.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL