El acuerdo de Cristiano Ronaldo con Hacienda
Cristiano Ronaldo By Football.ua, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=45290638

Acuerdo tras meses de litigios

Parece que, según publica Esteban Urreztieta en el mundo.es, Cristiano Ronaldo podría haber alcanzado un acuerdo con Hacienda, tras meses de litigios. Tras este acuerdo, Ronaldo tendría que pagar a la Agencia Tributaria 18,8 millones de euros y una pena de prisión de dos años, que no tendría que cumplir.

En un principio, el jugador portugués del Real Madrid puso toda la carne en el asador en su lucha judicial para intentar defenderse de esa multa. Fueron varios los prestigiosos despachos de abogados que llevaron su asunto, incluido el fundado por el exministro Montoro, Equipo Económico.

En este acuerdo solo falta el trámite de ser presentado ante el Juzgado para que lo ratifique y quede suspendido su ingreso en prisión.

Hacienda mete miedo a todos los contribuyentes

Acuerdos como este lanzan un claro mensaje a todos los contribuyentes. Es como si la Agencia Tributaria nos advirtiera a todos hasta dónde son capaces de llegar en caso de ser detectada alguna incidencia en nuestras declaraciones.

La crisis económica de los últimos años ha provocado una auténtica persecución al ciudadano ante el más mínimo desliz en sus obligaciones con el fisco. Si consiguen esto de una persona con recursos para defenderse como Cristiano Ronaldo, ¿qué no conseguirán de cualquier ciudadano anónimo y con unos recursos más limitados?

Todo esto sería lógico si la carga impositiva no fuera tan terrible como es y si nuestro dinero se empleara de mejor forma. Que un ciudadano dedique más de seis meses de su trabajo a pagar impuestos no parece demasiado normal, más que contribución parece saqueo.

Nuestros bolsillos están exprimidos hasta el límite y parece que el afán recaudatorio no cesa. Recordemos que una de las primeras medidas que se ha rumoreado podría tomar el nuevo gobierno de Sánchez es una nueva subida de impuestos. Lo que ya pagamos parece no ser suficiente y lo que parece estar claro es que ninguno de nuestros responsables políticos parece ni dispuesto a gastar menos, ni a hacerlo mejor.