Hoy queremos compartir una nueva anécdota con todos los lectores y amigos de El Diestro y ¡Olé!, una anécdota titulada “¡ya se arrima el toro por mí!” y protagonzada por “Currito”.
Pues según cuenta la anécdota toreaba una tarde en Madrid “Currito”, el hijo de “Cúchares”, sin que la suerte se le mostrara propicia; y andaba “Currito” aperreado con un toro grande que conservaba mucho poder y peligro.

La bronca amanezaba con ser imponente si aquello no se resolvía pronto, si no lo arreglaba “Currito”. Así las cosas un conocido aficionado de la plaza de toros de Madrid que se las daba de inteligente y ocupaba un asiento de barrera, aprovechó el momento en que dicho matador pasó frente a él para gritar al matador:

-¡Haga usted por arrimarse!

Frase que escuchó “Currito”, por lo que se volvió hacia el que se lo había dicho y le replicó lo siguiente:

-¡Déjelo usted, amigo, que bastante hace ya el toro por arrimarse a mí!

Una de las crónicas más duras…

Únete al grupo de El Diestro y Olé en Facebook

Si te gusta El Diestro y Olé puedes seguirnos en Twitter

Infórmate de las mejores noticias en El Diestro