Hoy os traemos otra de esas suertes olvidadas, en este caso el lance de tijera. Y según se contaba en la revista taurina “La Fiesta Brava” del 15 de julio de 1926, se explica que esté en desuso la suerte del lance de tijera o a lo chatre ya que se trata de una suerte de adorno y no se presta a lucimiento por lo fácil que es embarullarse en ella.
También suelen sufrir engaño los que creen que es fácil practicar dicho lance y luego resulta que hacen un ciempiés.

Para ejecutar tal suerte se coloca el diestro como si fuera a torear a la verónica, llevando el capote cogido con los brazos cruzados en forma de aspa y teniendo en cuenta que si la salida ha de darse por el costado derecho debe colocarse el brazo izquierdo sobre el otro, y viceversa si la salida ha de marcarse por el lado izquierdo.

En esta posición se hará el cite y se ejecutará lo demás como en la verónica. No debe efectuarse sino con los toros boyantes y claros, porque teniendo cruzados los brazos no hay suficiente libertad en ellos para tender la suerte, darles remate fuera y despegárselos lo precios, y más si se ciñen o ganan terreno y rematan en el bulto.

Los antiguos cronistas refieren que han toreado con gran lucimiento de tijera a lo chatre pocos diestros, sobresaliendo entre ellos Jerónimo José Cándido, Francisco Montes y Cayetano Sanz.

Nosotros hemos visto practicar alguna vez esta suerte a Rafael el Gallo, y también a Ricardo Anlló, Nacional, ha solido resucitarla en alguna ocasión. La verdad es que el toreo se ha enriquecido con muchas suertes en los modernos tiempos, pero no es menos cierto que han caído algunas muy bonitas en el olvido.

Así se explicaba en qué sonsite la suerte del lance de tijera.

¿Cuándo y a quién se concedió el primer rabo de la historia?

Únete al grupo de El Diestro y Olé en Facebook

Si te gusta El Diestro y Olé puedes seguirnos en Twitter

Infórmate de las mejores noticias en El Diestro