Hoy queremos compartir con todos nuestros lectores y amigos otra suerte olvidada, concretamente la del recorte capote al brazo.
El recorte capote al brazo se atribuye al diestro Antonio Reverte. Reverte hizo su aprendizaje en el campo y luego en las capeas de los pueblos y una reminiscencia del toreo campestre eran los recortes que implantó el diestro en las plazas de toros.

Consiste esta suerte en colocarse el lidiador el capote recogido sobre la sangría del brazo, en juntarse en un mismo centro con el toro, y en el momento de la humillación de este dar un quiebro de cuerpo saliendo con dirección distinta a la de la res.

Se puede hacer el recorte con toda clase de toros, pero advierten los libros de tauromaquia que hay que tomar muchas precauciones con los que ganan terreno y con los revoltosos. Y aseguran las mismas obras que con los toros tuertos son muy fáciles y lucidos, entrando por el ojo bueno y saliendo por el lado que no ven.

Ni con estos ni con aquellos se ven practicar ya los recortes capote al brazo en las plazas de toros. Lo puso en boga Reverte, como queda dicho, y algunos le imitaron. No fue de las suertes que se generalizan, pero se veía ejecutar con alguna frecuencia.

Cuando Lagartijo cogió la tralla

Únete al grupo de El Diestro y Olé en Facebook

Si te gusta El Diestro y Olé puedes seguirnos en Twitter

Infórmate de las mejores noticias en El Diestro