Toma de posesión de Maxim Huerta como ministro

Huerta tiene todo el derecho a pagar lo menos posible a Hacienda

Se puede ser todo lo crítico que se quiera con Máxim Huerta acerca de su idoneidad como ministro. Yo soy el primero que no lo veo como ministro, su elección me ha parecido más un postureo de cara a la galería que otra cosa.

Partiendo de esa base habría que preguntarse si lo que ha hecho Maxim Huerta con Hacienda no lo haríamos todos y muchos de los que siempre se rasgan las vestiduras con el asunto de Hacienda, pero cuando les toca a otros ser multados o investigados. Han sido muchas las veces que he dicho que Hacienda más que recaudar, saquea a los ciudadanos.

El problema no es que Máxim Huerta sea ministro con lo que le ha pasado con Hacienda, el problema es que Máxim Huerta sea ministro porque Pedro Sánchez es presidente.

Quien no debería estar ahí es Sánchez

Si Pedro Sánchez no hubiera sido nunca presidente, Máxim Huerta nunca habría sido ministro, eso es lo grave. Lo grave y despreciable es ser presidente gracias a los votos de los proetarras y de los golpistas. En el caso de Máxim Huerta lo que él ha intentado ha sido pagar lo menos posible, buscando los resquicios legales para hacerlo.

Pero hay algo mucho peor, ser presidente por tener una falta absoluta de principios y de palabra. Sánchez siempre aseguró, de boquilla, que nunca sería presidente contando con los apoyos que ha contado y lo ha sido. ¿Quién es entonces el que no debería estar ocupando el puesto que está ocupando? Evidentemente, Pedro Sánchez.

Máxim Huerta al final pagó lo que Hacienda le reclamaba. Hizo algo, le pillaron y pagó. Pedro Sánchez dijo que nunca iba a hacer algo y lo hizo. A mi me parece mucho más peligroso quien no tiene palabra ni principios, que quien comete una irregularidad, le pillan, pleitea y paga.