Donald Trump durante la firma de la creación del Consejo Nacional Espacial Wikimedia Commons

El actual presidente de los Estados Unidos ha ordenado a sus funcionarios establecer una Fuerza Espacial militar. La orden la dio esta tarde antes de firmar una nueva política para el control del tráfico espacial. La medida, dijo, es otro paso adelante en el liderazgo de los EE. UU. en la última frontera.

Trump habló en la tercera reunión pública del recién restaurado Consejo Nacional Espacial, y firmó oficialmente la tercera directiva de política espacial del consejo. Este documento se refiere a la vigilancia de objetos en órbita y el intercambio de información para que las naves espaciales puedan evitar colisiones.

Pero cerca del comienzo de sus comentarios, Trump se centró en las implicaciones de seguridad de operar en el espacio. “La esencia del temple estadounidense es explorar nuevos horizontes y domar nuevas fronteras”, dijo Trump en sus comentarios de apertura. “Pero nuestro destino más allá de la Tierra no es solo una cuestión de identidad nacional, sino una cuestión de seguridad nacional tan importante para nuestro ejército… Cuando se trata de defender a Estados Unidos, no es suficiente tener simplemente una presencia en el espacio. Debemos tener el dominio del espacio”.


Una guerra espacial probablemente no se verá así
Flickr

Luego se dirigió el Departamento de Defensa y el Pentágono para establecer una Fuerza Espacial como la sexta rama de las fuerzas armadas. Paso seguido, firmó la directiva del día, cuyo objetivo es reducir la invasión de desechos espaciales.

“Estoy instruyendo a mi administración a abrazar la incipiente industria del espacio comercial”, dijo Trump. “Estamos modernizando las regulaciones espaciales obsoletas… y hoy estamos dando un paso más para dar rienda suelta al poder del ingenio estadounidense. En unos momentos, firmaré una nueva directiva para los departamentos y agencias federales. Trabajarán juntos con la industria estadounidense para implementar un marco de vanguardia para la gestión del tráfico espacial”, dijo.

Opiniones contrarias

Sin embargo, las respuestas no se hicieron esperar. De acuerdo a los expertos, la propuesta no prosperaría porque no se cuenta con el presupuesto suficiente y porque el presidente norteamericano no puede crear unilateralmente una nueva fuerza armada.



El senador Bill Nelson dijo en un tuit que los generales no querían una fuerza espacial porque no era “el momento de desarmar a la Fuerza Aérea”, porque habían “demasiadas misiones importantes en juego”. Además, “afortunadamente, el presidente no puede hacerlo sin el Congreso”.

“Para crear realmente una fuerza espacial, el Congreso tendría que aprobar alguna legislación para hacerlo, tanto para crearla como para financiarla realmente”, dice a The Verge, Brian Weeden, director de planificación de programas para Secure World Foundation, una ONG que se centra en la política espacial.

De hecho, la Ley de Autorización de Defensa Nacional para el año fiscal 2018 ya ordenó al Departamento de Defensa que prepare un informe sobre el establecimiento de un “cuerpo espacial”, según Space News. El NDAA ordena al Subsecretario de Defensa que contrate una organización de investigación independiente sin vínculos con la Fuerza Aérea para “proporcionar al Congreso una hoja de ruta para establecer un departamento militar separado responsable de las actividades espaciales de seguridad nacional del Departamento de Defensa”. Ese informe final vence en Agosto.

Pero los planes para una Fuerza Espacial pueden estar sepultados desde hace más de cincuenta años por el Tratado del Espacio Exterior, que detalla y enmarca lo que los signatarios del tratado pueden hacer en el espacio. No se les permite, por ejemplo, poner armas nucleares en órbita, en la Luna o en cualquier otro cuerpo celeste. El tratado también prohíbe los juegos de guerra, las instalaciones militares o los sitios de pruebas de armas allí.

Esta no es la vez que Trump habla de crear un nuevo cuerpo militar dedicado al espacio. En marzo de este año, ya había adelantado su intención.  “El espacio es un dominio de guerra, al igual que la tierra, el aire y el mar”, había dicho en aquella ocasión.
Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.