Manifestación feminista, agresión a grupo musical de mujeres
Página de Facebook de Las Furias

“Ojalá os hubieran violado a vosotras”

De surrealista puede calificarse lo sucedido el jueves en Vitoria. Se estaba produciendo una manifestación feminista en contra de “La Manada”. En ese momento un grupo musical compuesto solo por mujeres, “Las Furias”, trataban de dar comienzo a una actuación que tenían programada.

Esto no gusto a las feministas que no querían que hubiera concierto en solidaridad con la víctima de “La Manada”. Trataban de boicotear la actuación y, tras varios insultos y amenazas, el grupo musical decidió parar dos minutos en solidaridad con la víctima y atendiendo las peticiones de las manifestantes.

Pero al tratar de volver a dar comienzo a la actuación,  una de las feministas subió al escenario y arrancó el cable de uno de los instrumentos. Al parecer, y por si esto hubiera sido poco, unas 40 integrantes de la manifestación comenzaron a gritar contra el grupo: “¡Ojalá os hubieran violado a vosotras! ¡Vamos a por vosotras!

Al final tuvo que acudir la Policía para tratar de calmar los ánimos y proteger al grupo. Las integrantes del grupo han publicado en su página de Facebook el siguiente comunicado.

El asunto de “La Manada” se está yendo de las manos

Se puede estar de acuerdo o no con una sentencia judicial, hasta ahí todo muy normal. Pero lo que está sucediendo con todo este asunto de “La Manada” se está saliendo completamente “de madre”. La manipulación de las masas, el aliento a la jauría humana por parte de medios de comunicación, asociaciones feministas y partidos políticos, está llegando a un punto en el que se están leyendo, escuchando y viendo auténticas barbaridades.

Lo sucedido con este grupo musical femenino es un claro ejemplo de ello. El simple hecho de que intenten realizar un trabajo para el que han sido contratadas parece que ya implica para el feminismo más radical un posicionamiento determinado con el asunto de “La Manada”, al que por otro lado también tendrían derecho.

Se está llegando a un punto en el que salen los supuestos defensores de lo justo, del pensamiento único y de la verdad absoluta a las calles para decirnos a todos qué es lo que estamos obligados a pensar. No existe la libertad individual de cada uno para tener su propia opinión de las cosas y para expresarla cómo y donde quiera. Existe la obligación de pensar lo que unos cuántos nos digan. Y aunque se esté de acuerdo, existe la obligación también de expresar ese pensamiento como ellos digan.

Las componentes del grupo “Las Furias”, al parecer, están también en desacuerdo con la sentencia de “La Manada”, pero entienden, como es normal, que pueden expresar ese desacuerdo como quieran. Lo que indigna es que no les permitan la libertad de hacerlo cómo, cuándo y dónde quieran. A muchos se les llena la boca de quejas sobre “leyes mordaza” pero después son los primeros en amordazar a los demás cuando sus opiniones no coinciden con las suyas.

Estamos viviendo tiempos de pensamiento único y eso es muy peligroso porque esto puede acabar muy mal. Los medios de comunicación, asociaciones de lo que sea y partidos políticos deberían ser más prudentes a la hora de expresar sus quejas puesto que son generadores de opinión y de comportamientos. El suceso que nos ocupa ahora, felizmente acabó en nada pero, ¿quién nos puede asegurar que tal y como se están poniendo las cosas no puedan suceder hechos más graves en un futuro?