Amaia y Alfred
- publicidad -

Como pueden suponer, voy a escribir sobre dos españoles que -para nuestra desgracia- nos han representado en Eurovisión el pasado sábado día 12 de mayo. Y lo hago, basándome tan solo en las noticias que he leído en varios medios de información. Y es que no vi la “gala” a propósito. Porque desde que me enteré de la catadura de estos tipos (o, mejor dicho, de ese tipo y de esa tipa) me propuse ignorarlos por completo. He dicho ignorarlos y no insultarlos que es lo que merecen.

Al parecer, estos concursantes -que se encuentran muy a gusto entre los excrementos- no les ha importado demasiado la posición que han ocupado en el concurso. Con esa postura han dado un mensaje claro de lo que España les importa. Y si tan poco les interesa su patria ¿por qué han aceptado representarla? Yo mismo contestaré a la pregunta. Porque España les da igual; ellos iban a lo suyo, que no sé lo que es ni me importa. Aunque supongo que será para hacer ruido (o para sacar “pelas”, como Piqué con el fútbol) o para promocionarse profesionalmente con una canción que muy bien pudieron representar otros cantantes que tuvieran más tablas y -sobre todo- más respeto por lo que es y representa España. Claro que eso no cuadraría nada con el libro que él le regaló el día de San Jorge titulado “España de mierda” ni con la frase que pronunció ella después de comprobar en qué lugar habían quedado en el concurso “El puesto es una mierda”.

¿Cuándo vamos a elegir -para representar a España- a las personas que, además de ser las idóneas, sientan nuestros colores?

 

- publicidad -
Compartir
Artículo anteriorCiudadanos contra la Iglesia
Artículo siguienteLa eutanasia
Gabriel Muñoz Cascos
Huye de la mentira como de un volcán en erupción

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here