Torra y Torrent, atentado de Hipercor
Quim Torra
  • El candidato ha citado las 16 las leyes catalanas aprobadas por el Parlament que su Govern querrá reimpulsar y que no están vigentes porque el TC las suspendió tras los recursos del Gobierno central
  • Ha anunciado medidas concretas que querría realizar, como la de implementar un salario mínimo profesional de 1.100 euros y recuperar la gestión pública de la Empresa Aigües Ter-Llobregat

 

El candidato de JxCat a presidir la Generalitat, Quim Torra, prometió este lunes gobernar para todos los catalanes sean o no independentistas, pero sin olvidar que su rumbo es la independencia, por lo que trabajará hacia “una república para todos”, y asumió que el independentismo cometió errores, según informó Europa Press.

En la segunda sesión de investidura, también insistió en pedir disculpas por sus tuits de hace seis años y algunos artículos que escribió: “Me arrepiento, no volverá a ocurrir”. En este sentido, defendió que los tuits y los artículos que generaron polémica se sacaron de contexto, pero concluyó que, si ofendieron alguien, su obligación es disculparse: “De ningún modo mi intención era ofender”.

También asumió que el independentismo cometió “errores” en el pasado más reciente, aunque no los detalló, yreclamó al Estado que también asuma los suyos, que son, a su juicio, encarar el proceso soberanista a través de los tribunales y no de la negociación política. Considera que estos errores del Estado fueron permitir que en Cataluña haya hoy en día “cárcel, exilio y criminalización de los derechos civiles y políticos”.

El candidato concluyó que, si se asumen estos errores por ambos lados, podrá entablarse un diálogo entre Generalitat y Gobierno central para abordar el conflicto político en Cataluña: “Aquí nos encontrarán siempre”.

Afirmó que la república que defiende para Cataluña también la desea para toda España, y confió en que “el pueblo español haga un proceso similar y se emancipe republicanamente“.

Recuperar 16 leyes

Una de las novedades del discurso de este lunes respecto al del sábado es que cifró en 16 las leyes catalanas aprobadas por el Parlament que su Govern querrá reimpulsar y que no están vigentes porque el TC las suspendió tras los recursos del Gobierno central.

Algunas de estas leyes serán la del cambio climático, la de igualdad entre hombres y mujeres y la de lucha contra la pobreza energética, que no estaban hechas “solo para ciudadanos independentistas” y que aún así fueron impugnadas por el Ejecutivo central, lamentó.

Programa de Gobierno

Esta vez sí desgranó su programa de gobierno, con medidas concretas, como implementar un salario mínimo profesional de 1.100 euros y recuperar la gestión pública de la Empresa Aigües Ter-Llobregat.

También prometió instaurar un IVA superreducido para el sector cultural, situar a los Mossos en organismos internacionales de cooperación policial, seguir con el despliegue de la Agencia Tributaria de Catalñya y promover una nueva ley de salud que garantice la “sostenibilidad del sistema”.

Además, se compromete activar el Mecanismo catalán para la lucha contra la corrupción y el fraude, crear una oficina que registre la inversión extranjera en Cataluña y la catalana en el extranjero, y cambiar el modelo energético para que en el 2050 toda la energía en Cataluña provenga de fuentes renovables.

También prevé la tarjeta T-Movilidad que permita, con un único título transporte, moverse por todo el territorio catalán, y financiar los medios de comunicación públicos catalanes para que sean viables y líderes en sus respectivos ámbitos.

“Defender la república es defender a los siete millones de habitantes de Cataluña“, aseguró Torra, en un discurso que hizo sobre todo en catalán, pero para el que también ha utilizado el castellano para dirigirse al Gobierno central y el aranés porque es lengua cooficial en Cataluña.

“Nuestro presidente es Puigdemont”




Además, insistió en algunos puntos que abordó el sábado, como que su objetivo es que Cataluña se convierta en Estado independiente en forma de república, y que se considera un presidente provisional a la espera de investir al que considera presidente legítimo: “Nuestro presidente es Puigdemont”.

Otras cuestiones en que volvió a poner el foco es que la acción política en esta legislatura se vehiculará a través del Govern, el Parlament y las movilización ciudadana, pero también a través del Consell de la República, como Govern en el extranjero que pilote Puigdemont.

Vaticina que su mandato no será fácil; entre otros motivos, porque coincidirá previsiblemente con los juicios a los líderes soberanistas en la cárcel: “Todos deberemos estar a la altura”.

 

Leer más