José Pardines Arcay

José Pardines Arcay, el Guardia Civil que hasta hace poco se le consideraba la primera víctima mortal de ETA

El 7 de junio de 1968, José Antonio Pardines Arcay se encontraba realizando un control rutinario de carretera junto a su compañero Félix de Diego Martínez. El día transcurñia con normalidad en la carretera N-I (Madrid-Irún) a la altura de Villabona, en el Km. 446.700. Pero de repente a Pardines le llamó la atención un SEAT 850 coupé blanco con matrícula Z-73956, ya que le vino a la memoria un coche robado.

SEAT 850 Coupé

Pardines se acercó al vehículo a pedir la documentación para comprobar la matrícula y el número del bastidor. Dentro del vehículo se encontraban los miembros de ETA Javier Etxebarrieta Ortiz, ‘Txabi’, e Iñaki Sarasketa. Mientras rodeaba el vehículo para hacer las comprobaciones, salieron del mismo los dos etarras, sacando uno de ellos la pistola y pegándole un tiro en la cabeza a quemarropa.

Fermín Garcés Hualde, el camionero que plantó cara a los etarras

Fermín Garcés Hualde

En el momento de producirse el disparo, pasaba por allí el camionero Fermín Garcés Hualde, quien pensó que el ruido del disparo era un reventón de alguna de las ruedas de su camión. Al ver lo que realmente había sucedido se enfrentó con los etarras siendo encañonado por uno de ellos, mientras el otro realizaba otros cuatro disparos sobre el pecho de José Pardines para rematarle.

Fue el camionero quien avisó al compañero de Pardines, quien no se había percatado de nada y que posteriormente dio aviso a sus compañeros para proceder a la persecución de los dos etarras ya huidos. Fermín Garcés era entonces camionero, después se convirtió en Guardia Civil.

Los etarras fueron interceptados cerca de Tolosa

Las patrullas de la Guardia civil procedieron a localizar a los terroristas, interceptándole finalmente en Tolosa. El etarra Txabi Etxebarrieta saco su pistola y los agentes comenzaron a forcejear con él. En ese momento su compañero Iñaki Sarasketa sacó su arma y se produjo un tiroteo.

En ese tiroteo resultó herido de gravedad Etxebarrieta, quien fue trasladado a un hospital muriendo poco después, su compañero fue detenido. Iñaki Sarasketa, el etarra que sobrevivió al tiroteo con la Guardia Civil declararía años después en La Revista de “El Mundo”, número 138 del 7 de junio de 1998:

Supongo que el guardia civil se dio cuenta de que la matrícula era falsa. Al menos, sospechó. Nos pidió la documentación y dio la vuelta al coche para comprobar. Txabi me dijo «Si lo descubre, lo mato»…Le contesté: «No hace falta, lo desarmamos y nos vamos»… Salimos del coche. El guardia civil nos daba la espalda. Estaba de cuclillas mirando el motor en la parte de atrás…Susurró: «Esto no coincide…». Txabi sacó la pistola y le disparó. Cayó boca arriba. Volvió a dispararle tres o cuatro tiros más en el pecho. Fue un día aciago. Un error. Era un guardia civil anónimo, un pobre chaval. No había ninguna necesidad de que aquel hombre muriera

Pero los asesinos sanguinarios le dispararon 5 tiros y dejaron muerto en la carretera a un pobre Guardia Civil de 25 años.

D.E.P. José Pardines Arcay, nacido en Malpica de Bergantiños (La Coruña) en 1943 y asesinado por ETA en Villabona (Guipúzcoa) el 7 de Junio de 1968.