Intelectuales y víctimas piden que ETA esclarezca

Desde el primer crimen de la banda asesina y terrorista  ETA, fue un 7 de junio de 1968 donde falleció asesinado  un guardia civil cuando en una rutina de inspección  paró  a un coche y cuando estaba a su altura le dieron varios tiros a quemarropa dejándole muerto  en el acto.  Hasta el mes de septiembre  del 2010, que fue el cese de la actividad de las acciones armadas, han pasado más de cuatro décadas. En este tiempo han muerto 980 muertos en actos de terrorismo, en su mayoría  perpetrados por la banda sangrienta  dejando en estos años luto por toda la geografía española. Aunque, al parecer, 18  de estos asesinatos se le achacaron supuestamente a un grupo islamista, caso parecido por su similitud con la masacre del 11M.

El alto el fuego dado estos días  por esta banda de asesinos me parece un timo, toda vez que su arrepentimiento en esa farsa de comunicado me hace pensar que todo seguirá igual, ya que todos los políticos de esas tres provincias vascas incluyendo a la señora      Uxue Barkos de Navarra, sus declaraciones solamente  me han parecido palabras  vacías de contenido sin ningún atisbo  de arrepentimiento y sin ningún ramalazo de verdad en todos los comentarios de las partes políticas incluyendo  las declaraciones de los dos huidos que comentaron esta puesta en escena. No comprendo cómo aún hay políticos que van con estos fariseos—en clave política—cuyas soflamas van andando al mismo paso que estos dirigentes que solo quieren con su nacionalismo independiente seguir desmembrando a la nación española.

Seguramente esto haya sido el principio, como le ocurrió a EH Bildu, donde cuatro  partidos  independentistas formaron esta sigla ya conocida por estos separatistas vascos. Esta nueva renuncia  de las armas y su disolución me dan nauseas. ¿Con qué autoridad pregona el panfleto Josu Ternera, a quien se le achaca la matanza de 11 muertos y cerca de un centenar de heridos.  ¿Con qué potestad  e ignorancia nos toma por tontos al resto de los españoles? Este personaje aún sigue huido.  Mi padre decía con mucha insistencia que el que nace lechón muere cochino. Esperemos que las palabras del  Señor Rajoy “asegurando que las condenas seguirán cumpliendo tras la disolución de ETA y que no habrá “impunidad” sean ciertas.  Voy a terminar con unas palabras del director de ABC  nacional “Frente a los asesinos, siempre hay que estar en el lado de la dignidad democrática. Las falsificaciones   no cambian el relato”.

Nos queda la esperanza, porque así lo demuestra la experiencia: que a largo plazo quedará correctamente escrito en el relato del futuro lo que de verdad aconteció, y que en el olvido irá desapareciendo todo aquello que se quiso falsear.