Hoy os queremos hablar sobre la estocada a paso de banderillas, tal y como la explicó Montes en la revista El Ruedo en el número 350 del año 1951.
<<Esta suerte se hace prinicpalmente con los toros que son tardos a partir, pero que conservan piernas, por cuya razón no se juzga oportuno el volapié. También se hace con los toros malos, esto es, de sentido, principalmente cuando se ponen en los tercios de la plaza engallados y no salen a los cites: en este último caso es menester mucho cuidado si tienen piernas.

El modo de hacerlas es tomar el diestro la tierra que juzque conveniente, atendiendo al estado del toro y a sus muchos o pocos pies, y tomada que esté, hacer que nadie ande al lado del toro para que no le hagan perder la posición; y él en la suya, liar la muleta y preparar el brazo lo mismo que si lo estuviera esperando pararecibirlo: en esta posición arranza al toro, haciendo una especie de cuarteo como en las banderillas de esta clase, pero el brazo de la espada no lo reserva hasta estar cuadrado, sino que en el embroque, cuando el toro humilla y dentro aún del centro es cuando marca la estocada, haciendo al mismo tiempo el quiebro de muleta con que sale del centro para dejarse caer con fuerza sobre el toro y apurar la estocada hasta la guarnición, pues que el mérito de esta suerte consiste prinicpalmente en que hecho el quiebro de muleta, el diestro no se aparte del toro, sino que se le deje caer encima; así es que cada momento la estamos viendo hacer sin que la claven más de una cuara de espada, con lo que no se mata a ningún toro, y sí se le resabia para que luego se tape y se ponga en defensa.

La suerte no carece de mérito y de gracia, pero tampoco pasa de ser una de las que los toreros llaman de recurso, esto es, de aquellas de que se echa mano para matar las reses que no permiten se les hagan las suertes de primera o de más lucimiento, por consiguiente que ya dan algún cuidado, de manera que se debe tratar de asegurarlas y no darles en balde ningún pinchazo.

Por tanto, recomiendo la presente a los toreros que sepan hacer el quiebro de muleta, y sin apartarse del toro hasta envainarles el acero que pueden dentro del cuerpo; en este caso es suerte de mucho mérito.

He oído llamar muchas veces vuelapié al paso de banderillas, lo cual es una notable equivocación. La suerte que dejamos explicada, como suerte de recurso, que no se puede ejecutar con todos los toros>>.

La suerte del puñal

Únete al grupo de El Diestro y Olé en Facebook

Si te gusta El Diestro y Olé puedes seguirnos en Twitter

Infórmate de las mejores noticias en El Diestro