Fuente: Wikimedia Commons
El periodista asesinado en Kiev, Arkady Babchenko,  era conocido por su oposición abierta contra el presidente ruso Vladímir Putin.
Nacido en 1977 y con residencia fija en Ucrania desde el último semestre de 2017, Babchenko era asistido y abrigado  desde hace más de una década por los grupos mediáticos del poder atlantista y, muy particularmente, por los círculos del magnate globalista George Soros.
Babchenko recibió colaboraciones  de plataformas apuntaladoras del Poder Británico y de Soros: Open Society, Open Democracy y Frontline Club de Londres, entre otras.
Babchenko, de ideología liberal,  mantuvo una  práctica controversial y de afinidad ininterrumpida con el modelo financierista de Occidente, disputando, a cara descubierta, contra la figura de Vladímir Putin, su esquema gubernamental y su proyecto geopolítico, llegando al paroxismo de no mostrar compasión por las víctimas militares rusas del avión Tu-154. El asesinado periodista en diciembre de 2016 le dijo a Radio Free Europe / Radio Liberty -instrumento servil de la geopolítica del Atlantismo y defensor de la “filantropía” de George Soros- que toda la máquina de propaganda estatal  del Kremlin intentaba arruinarle.
En Febrero de 2017, el globalista The Guardian publicó un artículo del infortunado periodista donde argumentó que  fue obligado a huir de Rusia  por el presunto acoso del presidente Putin. Peregrinó por República Checa e Israel para instalarse en Kiev, pasando a desempeñar funciones en el canal de  televisión  ATR, el cual cuenta en su plantilla con periodistas que incursionan en eventos patrocinados por  International Renaissance Foundation de George Soros.
En marzo pasado, estuvo conferenciando en Nueva York invitado por la ONG Human Rights Foundation, presidida por Garry Kasparov,  campeón mundial  de ajedrez y activista del globalismo plutocrático.
El Comité para la Protección de Periodistas de Nueva York pidió a las autoridades ucranianas una investigación a fondo para dar con el responsable del crimen y dilucidar sus motivos. Esta organización  que recibe el oxígeno monetario de George Soros, vino denunciando tenazmente al Kremlin por ejecutar -según ese centro- una campaña en detrimento del periodismo crítico.
El Primer Ministro de Ucrania, Vladímir Groisman, dijo que Rusia no le perdonó la honestidad y la integridad al periodista de guerra. Desde otro ángulo, el Comité de Investigación de Rusia abrió una investigación penal por el asesinato del profesional de la prensa.
Las matrices informativas hegemónicas en Occidente presentan el crimen del periodista en el contexto de una supuesta campaña sistemática del gobierno de Putin, contra los reporteros del intitulado mundo libre, pero la realidad nos indica que Babchenko no representó ningún peligro para el poder ruso y que su muerte coincide con el agravamiento del conflicto entre poderes fácticos occidentales y Rusia.
COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL