Junta de Andalucía, 15.000 euros en un prostíbulo
Manuel Chavs y Jose Antonio Griñán

Manuel Chaves, 19 años presidiendo la Junta de Andalucía para no enterarse de nada

Leo en ABC, iba a decir que sorprendido, pero no, la comparecencia de Manuel Chaves en la Audiencia Provincial de Sevilla y sus respuestas a las preguntas del fiscal del escándalo de los ERE. Y leo que la respuesta más socorrida del que fuera Presidente de la Junta entre 1999 y 2009 es: “No lo recuerdo, no lo conocía”.

Parece ser que a Chaves le ha servido de bastante poco presidir la Junta tanto tiempo porque en todo ese tiempo nunca se enteraba de nada. No dirigía, no se responsabilizaba de las decisiones que tomaran sus subordinados, no controlaba, en resumen, no hacía lo que tenía que hacer. ¿Y de qué sirvió que estuviera ocupando ese puesto todos estos años? Pues evidentemente de nada. No hay más que ver como ha dejado Andalucía, hasta él mismo lo ha reconocido en su interrogatorio: “No lo recuerdo, no lo conocía”.

¿Qué responsabilidades tiene un alto cargo político?

Evidentemente y tras leer las respuestas de Chaves, ninguna. Entonces to me pregunto, si no se responsabilizan de nada, ¿por qué cobran lo que cobran? ¿Por qué Chaves cobra lo que cobra, cobraba lo que cobraba y cobrará lo que seguirá cobrando? ¿Por nada?

Me parece vergonzoso que un alto cargo político como él conteste en un juicio con ese tipo de respuestas. Ya solo por contestar así se le debería caer la cara de vergüenza, si la tuviera, porque evidentemente no la tiene. Su responsabilidad es nula y su irresponsabilidad enorme y lo peor es que lo reconozca ante un juzgado, aunque sea para exculparse de un caso en el que todo huele que apesta. También Chaves.

Pero lo peor de todo es que es más que probable que se vaya de rositas de todo este asunto, que no le salpique ni de refilón. Y eso es algo que tendría ya guasa. Se produce un escándalo en el gobierno que el dirigía y el abiertamente dice que no se enteró de nada. En tal caso no se enteró de nada de lo que se tenía que enterar, porque de lo que no se tenía que enterar se enteró desde el primer día. Y a vivir que son “two days”…